Entrevista

BOI RUIZ, CONSEJERO DE SALUD DE CATALUÑA

"Nuestro reto es mantener los resultados con un presupuesto menor"


Por Julio Villalobos, director de Sedisa s.XXI

Sr. Consejero: queremos agradecerle la deferencia que ha tenido con la Sociedad Española de Directivos de la Salud, SEDISA al concedernos esta entrevista. Nuestra Sociedad, la que Ud. Conoce perfectamente, por ser socio de la misma, engloba la mayoría de los directivos de las organizaciones sanitarias de nuestro país y seguro que están muy interesados en conocer su opinión sobre los temas que a todos nos preocupan, especialmente en el turbulento entorno económico en que nos desenvolvemos.

La mayoría de los ciudadanos, políticos y gestores coincidimos en que tenemos un excelente sistema sanitario, con una gestión transferida desde 1981, en el caso de Cataluña.¿Cuales son los principales problemas con que se enfrenta Cataluña para dotar a sus ciudadanos de una sanidad equitativa y eficiente?

En el momento actual, en Catalunya el principal reto es ser capaces de mantener los niveles y resultados de nuestro sistema con un presupuesto que, por primera vez, disminuye, fruto de la necesidad de cumplir con los objetivos de déficit. Tenemos un buen sistema, que queremos mantener y consolidar, un déficit importante y una financiación insuficiente por parte del Estado. Debemos cuadrar esta ecuación.

Cataluña, tiene un modelo de provisión de los servicios sanitarios diferente del resto de las CCAA. ¿Cuales son sus rasgos diferenciales? ¿Que aporta esta diferencia a la Atención a la Salud de los ciudadanos de su C.A.?

Recogiendo una tradición sanitaria centenaria, en Catalunya existe una gran diversidad en la titularidad de los centros sanitarios (fundaciones, mutualidades, entidades benéficas, Iglesia…). Al recibir las transferencias sanitarias, la Generalitat de Catalunya optó por un modelo que aprovechara la existencia de estos centros, que compensaban también la escasa inversión del Estado, para configurar un modelo de utilización pública basado en la provisión mixta. Posteriormente, la Ley de ordenación sanitaria de Catalunya consolidó este modelo diferencial. También hay que remarcar la existencia, desde hace años, de una red sociosanitaria y de un programa específico en este campo.

La introducción de las tecnologías de la información en nuestras organizaciones, no se ha llevado a cabo con la eficiencia que su potencialidad presumía.¿En que grado de implantación está en esta C.A? ¿Tenemos la organización capaz de utilizar eficientemente estas tecnologías?

En Catalunya hemos desarrollado proyectos importantes como el de la receta electrónica, que nos ha permitido pasar de la receta como factura oficial al plan de medicación, aportando comodidad y seguridad al paciente, o la historia clínica compartida, que en un sistema tan fragmentado como el nuestro ha sido un gran reto y podría servir de modelo para el conjunto de España o Europa. Además, tenemos muchas otras experiencias, de carácter territorial, en ámbitos como la teleconsulta o la telemedicina que debemos ser capaces de extender y potenciar. Creo que nuestra organización y nuestros profesionales están perfectamente capacitados para asumir la innovación, también en el ámbito de las TIC.

En plena crisis económica, el debate sobre la sostenibilidad de nuestro Sistema Sanitario está en la preocupación de políticos, gestores, profesionales y ciudadanos. ¿Cuales son las soluciones para equilibrar el creciente e imparable coste de los servicios sanitarios y la necesidad de su financiación? ¿Es compatible medidas como el copago con la equidad?

Este es un debate que se viene llevando a cabo durante años y nunca se han tomado decisiones. La situación actual es fruto del coste de la no decisión. Ahora, la situación económica nos obliga a tomar medidas de forma rápida, pero éstas deben ir acompañadas de reformas a un plazo más largo para introducir eficiencia en el sistema y garantizar su sostenibilidad. En Catalunya tenemos además el problema crónico de la subfinanciación, que debemos resolver con un nuevo pacto fiscal.

Respecto al copago, creemos que en la situación económica actual implicaría añadir dificultades a muchas familias y, por tanto, hay que agotar primero las vías de eficiencia.

Después de más de 2 años de la implantación de denominada Ley de Dependencia, que supone un indudable avance para la atención de las personas dependientes. ¿Se podrá mantener su financiación?¿Cree Ud. posible la nítida separación entre dependencia, atención social y atención sanitaria, que sin duda afectará a la financiación de cada una de ellas?

Las consecuencias del envejecimiento de la población son un reto absolutamente transversal. En la atención sociosanitaria, los límites actuales no son claros y creo que debemos ser capaces de dar una respuesta integral a los problemas de la población, más allá de la delimitación de los servicios y dispositivos asistenciales. En Catalunya estamos trabajando en un plan de cronicidad que permitirá abordar la problemática de los enfermos crónicos desde esta perspectiva integral, independientemente del dispositivo donde se atienda al paciente, ya que sus necesidades son múltiples y el sistema debe adaptarse a ellas y no el usuario a las formas de pago o contratación.

Hay muchas personas y organizaciones que se cuestionan la necesidad de una organización gerencial en nuestras organizaciones sanitarias.

¿Cree Ud. que los directivos somos realmente necesarios?. ¿Cual es su opinión sobre la aportación de los equipos directivos a la mejora de la eficiencia de nuestro Sistema Sanitario? ¿Como encajaría la gestión ó el gobierno clínico en este tipo de organización?

No hay duda que una gestión profesionalizada de los centros y organizaciones sanitarias es fundamental, especialmente en momentos de restricción como los actuales. Y esta dirección profesionalizada no debe ser incompatible con la gestión clínica ni con la participación de los clínicos, cuyo punto de vista es esencial, en la toma de decisiones relativas a la gestión de los centros y organizaciones sanitarias. Aunar la mejor calidad asistencial con una gestión eficiente de los servicios de soporte, con una relación coste-efectiva y con visión estratégica de conjunto, tiene que ser el valor que aporte un buen gestor.

Con frecuencia, tras un cambio político, asistimos a cambios generalizados en los puestos directivos de las organizaciones sanitarias. ¿Como debe combinarse la fidelidad política y la destreza profesionales en gestión para mantener estable los puestos directivos de las organizaciones sanitarias públicas cuya continuidad es crucial para el progreso de la organización que dirigen? ¿A qué nivel se debería establecer el condicionante político a la hora de seleccionar los puestos directivos en las organizaciones sanitarias?

Ésta es una cuestión delicada. Sin duda, hay niveles de responsabilidad que requieren un determinado compromiso político. Pero también es cierto que determinados niveles de profesionalidad deben posibilitar la alta gestión con independencia del color político. En cualquier caso, siempre debe primar el talento y la profesionalidad a la hora de decidir un nombramiento.

Algunas CCAA han optado en sus organigramas por la Gerencia Única de Área para intentar integrar la Atención Especializada, La Primaria, Socio Sanitaria y salud Mental

¿Cree que la Gerencia única de área, aporta ventajas en la gestión de las organizaciones sanitarias?

Avanzar hacia un sistema “sin paredes”, en el que, más allá de los servicios, dispositivos y niveles asistenciales, el paciente sea el centro del sistema me parece una buena línea de progreso. Y independientemente de si existe o no integración, las organizaciones tienen que gestionarse en red para garantizar la continuidad asistencial.

Algunas CCAA tienen graves problemas para cubrir ademadamente sus necesidades de profesionales sanitarios. ¿Existe este problema en Cataluña? ¿Como se plantea cubrir este déficit?

En determinadas especialidades existen desde hace años déficits estructurales de profesionales. Es un problema difícil de solucionar a corto plazo y que debe resolverse mediante un sistema de formación y de convocatoria de plazas de especialistas que facilite la cobertura de estos déficits.

Aunque solo hace unos meses que accedió a la Consejería y le ha tocado implantar medidas económicas muy duras para equilibrar los presupuestos sanitarios de esta comunidad autónoma. ¿Cuales son los mayores logros que han alcanzado y cuales los objetivos a cubrir hasta el final de esta legislatura?

Tenemos muchos objetivos a lo largo de la legislatura, pero podrían resumirse prácticamente en uno: ser capaces de transformar un sistema concebido hace treinta años para dar una respuesta más adecuada a las necesidades actuales de la población, que son distintas a las de sus orígenes. Y este proceso debemos hacerlo introduciendo más eficiencia al sistema, desburocratizándolo, orientándolo al ciudadano. En este sentido, hemos avanzado ya en la reducción de estructuras administrativas, en la autonomía de gestión de los centros… Y estamos trabajando en un nuevo Plan de Salud, que es el instrumento marco de nuestra política sanitaria.

Sabemos que la Consejería de Sanidad no es “una perita en dulce “, que da muchos dolores de cabeza pero que también puede dar muchas satisfacciones. Con sinceridad y con la experiencia acumulada ¿Volvería Ud. a aceptar la Consejería de Sanidad?

Sin duda. Para un médico que ha trabajado en el sistema sanitario público y posteriormente ha ocupado distintas responsabilidades de gestión, asumir la responsabilidad de dirigir el sistema sanitario público de Catalunya es un honor y una enorme satisfacción.

Le agradecemos el tiempo que nos ha dedicado y sus opiniones, que sin duda clarificarán a nuestros socios la postura de la Consejería de Salud de Cataluña, pionera en tomar las necesarias medidas de ajuste económico que permitan la sostenibilidad de nuestro Sistema Sanitario.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email