Información sobre SEDISA

EL IEMAC SE INSPIRA EN MÉTODOS DE TRABAJO DE ESTADOS UNIDOS

Presentado un programa capaz de deducir qué modelos de asistencia a crónicos necesita España


Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid

Dos entidades, el Instituto Vasco de Innovación Sanitaria y la Universidad Miguel Hernández de Elche, y un laboratorio farmacéutico, MSD, han llevado a cabo un elaborado trabajo de colaboración público-privada financiado por este último y plasmado en una herramienta que sirve para comparar, puntuar y evaluar modelos de atención al paciente crónico con el fin de implementar el más apropiado en cada servicio regional de salud de España.

JPEG - 50.4 KB
De izq. a dcha.: Paloma Fernández, Nuria Toro y José Joaquín Mira, este jueves en la Escuela Nacional de Sanidad.

Bautizado como Iemac (Instrumento de Evaluación de Modelos de Atención a la Cronicidad), el programa se ha presentado este jueves en la Escuela Nacional de Sanidad (Instituto de Salud Carlos III), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, durante una jornada dedicada al análisis de la gestión clínica de la enfermedad cardiovascular que patrocinó MSD y en la que colaboró la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa).

Tras un proceso iniciado en 2009 a partir de referencias bibliográficas y análisis de sistemas de evaluación de otros países, el grupo de validación del sistema, que incluyó la consulta directa a gestores sanitarios, representantes políticos y de asociaciones de pacientes, seleccionó 27 elementos clave y 80 intervenciones que deberían llevarse a cabo para obtener éxito en el modelo implementado.

JPEG - 52.6 KB
En la primera imagen, Álvaro Santos, médico de familia y ex director general de Asistencia Sanitaria y Calidad en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), presente entre el público. A la dcha., Gloria Forés, exgerente del Hospital Fundación Alcorcón de Madrid, quien presentó la jornada, y Vicente Ortún, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Pompeu Fabra.

Asimismo, el Iemac se dividió en cinco niveles que deberían instaurarse de forma paulatina en el servicio de salud en cuestión, según explicó al auditorio José Joaquín Mira, responsable del Departamento de Psicología de la Salud de la citada Universidad.

El primer paso consistiría en experiencias piloto que sirviesen como plataforma de ensayo; el segundo, en plasmar ideas teóricas en la realidad y llevarlas a la práctica en al menos el 25 por ciento de las áreas clínicas con relevancia en la asistencia del crónico; el tercero, en “pensar” qué método de evaluación sería el más apropiado y abarcar la mitad de las intervenciones propuestas por el programa; el cuarto, en ejecutar esa evaluación pensada y materializar la casi totalidad de acciones asistenciales; por último, el quinto nivel se alcanzaría en el momento en que la aplicación del sistema se convirtiese en un referente que diese pie a innovar en los modelos de atención de esta clase de pacientes.

JPEG - 62.5 KB
Público asistente a la jornada en la Escuela Nacional de Sanidad.

En cuanto a los trabajos en que se inspira el Iemac, en lo esencial cabe citar dos estadounidenses denominados ACIC (diseñado en 2000) y Matriz Rand (en 2005), y un tercero, Pacic, que también se desarrolló en 2005 e incluyó como novedad la provisión de cuidados por los propios pacientes (aspecto muy destacado que, de momento, no ha incorporado el sistema español), según expusieron Nuria Toro, de O+Berry (Instituto Vasco de Innovación Sanitaria), y Paloma Fernández, gerente de Relaciones Externas de MSD.

A su vez, los tres programas o herramientas sirvieron para la implantación, en Estados Unidos, de un modelo de atención al crónico de éxito probado denominado Chronic Care Model (CCM) y elaborado por el Mac Coll Instituye for Healtcare Innovation. De acuerdo con Fernández, el CCM se divide en tres planos: la comunidad, en el fondo; el sistema sanitario, en medio; y la práctica clínica, en la dimensión frontal. A partir de estos tres planos, se distinguen seis elementos que caracterizan el modelo: la comunidad; el apoyo del autocuidado; la organización del sistema sanitario; el diseño del sistema asistencial; el apoyo a la toma de decisiones a partir de la evidencia científica; y la aplicación de la tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

“Este modelo de calidad ha probado la obtención de mejores resultados con relación a otros”, aseguró la ponente, quien añadió que, salvo al apoyo comunitario, para el que no se dispone todavía de suficientes herramientas de medición, se ha demostrado la utilidad del resto de los elementos e incluso de su mayor efectividad “cuando actúan de manera combinada”.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email