Información sobre SEDISA

ALERTAN DE UNA VISIÓN “ECONOMICISTA” DE LA SANIDAD

Sanitarios defienden la eficacia clínica frente al indicador económico como objetivo sistémico prioritario


Javier Barbado. Madrid

A menudo se habla de la falta de entendimiento entre los directivos de la salud y los clínicos, profesionales que, en definitiva, vuelcan su esfuerzo diario en la asistencia directa del enfermo. En plena crisis económica y política de contención de gastos sin precedentes en autonomías como Cataluña, esta divergencia ha salido a relucir una vez más en el momento en que, con toda probabilidad, gestores y sanitarios están condenados a entenderse.

JPEG - 54.8 KB
De izq. a dcha.: María Luz Marqués, Juan José Gómez, Álvaro Santos (moderador, médico de familia y ex director general de Asistencia Sanitaria y Calidad en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam); y Carlos Sola Sarabia. / Javier Barbado.

Así, durante una jornada sobre gestión clínica de la enfermedad cardiovascular, que ha patrocinado la compañía farmacéutica MSD y en la que han colaborado la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Escuela Nacional de Sanidad (Instituto de Salud Carlos III), donde se ha llevado a cabo en una doble jornada de jueves y viernes a finales de mes, el médico clínico Juanjo Gómez, de la UGC del Corazón del Hospital Clínico de Málaga, ha sugerido que Primaria y Especializada compartan indicadores de calidad y funcionamiento y primen los que califica como “duros”, caso de la mortalidad o el número de reingresos, frente a los que contienen un marcado carácter económico como último fin.

JPEG - 78.5 KB
María Luz Marqués, durante su intervención / Javier Barbado.

Desde su punto de vista, los gestores sanitarios no pueden anteponer criterios en los que la finalidad resida en el ahorro económico a aquellos otros que, de forma inmediata y palpable, encaminan su aplicación a la mejora de la eficacia clínica. Estas discrepancias sobre qué es prioritario –ha añadido– resulta notoria en las Unidades de Gestión Clínica Mixta, que tratan de trabar nexos entre el primer nivel asistencial y los hospitales. En su opinión, el indicador sanitario procede de una línea o mapa estratégico que se inspira en el funcionamiento de la empresa privada, que “solo busca beneficios”. En cambio, “en un hospital público ese beneficio no debería ser economicista, sino de eficacia clínica; a menudo hemos pasado a que sea el indicador, en lugar del paciente, el centro del sistema sanitario”, sentenció.

Estratificación y nuevos modelos

Por otra parte, Carlos Sola, especialista de Asistencia Sanitaria del País Vasco, expuso la aplicación en esta comunidad autónomas del Adjusted Clinical Group (ACG) como modelo de predicción de riesgo. Para Sola, no cabe duda de que, en Atención Primaria, “las necesidades del paciente no se ajustan de manera estricta a los cuidados asistenciales establecidos; de ahí que urja reenfocar el modelo”, aseveró. Recomendó el uso de las guías de práctica clínica pero alertó, al mismo tiempo, de que las existentes no suelen dirigirse al anciano polimedicado con cuadro de comorbilidad, por desgracia predominante, y planteó, en consecuencia, “dirigirse a segmentos de la población en función de sus necesidades”.

Por último, María Luz Marqués, de la Gerencia de Área Sanitaria Uribe Costa, en el País Vasco, presentó el modelo de asistencia al crónico que su equipo ha desarrollado y del que aún no se han obtenido resultados definitivos aunque, en compensación, ofreció sus predicciones al auditorio. Bautizado como Batera Zainduz (“que en mi tierra significa ‘Compartiendo Cuidados”), el sistema se inspira en las directrices del Chronic Care Model estadounidense del año 2000 y aspira a reducir la tasa de frecuentación de las consultas externas, de las hospitalizaciones por cada 1.000 habitantes e incluso del uso de las urgencias hospitalarias.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email