ARTÍCULOS

Disminución de los Efectos Adversos a Medicamentos en el Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz tras implantar acciones de mejora



Autores: Alonso Núñez, Vicente*; Rangel Mayoral, Juan Francisco**; Doblaré Castellano, Emilio***

*Médico de Admisión y Documentación Clínica. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz. Exdirector de Atención Sanitaria del Área de Salud de Badajoz. **Coordinador de Farmacia de Área. Área de Salud de Badajoz *** FEA Inmunología. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz. Exgerente del Área de Salud de Badajoz

Resumen

El propósito de este trabajo es comprobar si la incidencia de Efectos Adversos producidos por Medicamentos (EAM) se modifica tras la introducción de medidas de mejora en la seguridad de los mismos. Para ello hemos realizado un estudio descriptivo retrospectivo de los Efectos Adversos a Medicamentos a través de CMBD de los años 2009, 2010 y 2011. Se han utilizado los códigos de causas externas y diagnósticos de la CIE 9 MC.

Se implantaron diferentes acciones de mejora para la seguridad de los medicamentos, algunas generales y otras más específicas sobre fármacos o grupos de fármacos.

Al analizar los resultados vimos que el total de EAM detectados a través del CMBD fueron 1073 en 2009, 836 en 2010 y 738 en 2011. Tras las diversas medidas de mejora implementadas, se observa nada menos que una disminución de un 31,22% en el total de efectos adversos detectados en 2011 en relación con los de 2009. En las Reacciones Adversas a Medicamentos (RAM) esa disminución ha sido menor, de un -16,54%. Sin embargo, la disminución de los Errores de Medicación (EM) ha sido mucho mayor, un -75,09%. El porcentaje de efectos adversos detectados suponen el 3,29% en 2009, el 2,55% en 2010 y el 2,29% respecto al total de ingresos de esos respectivos años.

En definitiva podemos concluir que se comprueba la disminución de Efectos Adversos por Medicamentos tras implantar acciones de mejora en la seguridad de su empleo. Un alto porcentaje de EAM se centra en un número reducido de fármacos. Puede existir infranotificación si no se reflejan los EAM en el informe de alta, por lo que sería conveniente completar el CMBD con otros registros complementarios. El análisis de los EAM a través del CMBD permite identificarlos y establecer medidas de mejora, favoreciendo la Seguridad del Paciente.

Summary

The purpose of this paper is to determine whether the incidence of adverse drug events (ADEs) caused by drugs is changed after the introduction of measures to improve the medication safety. We therefore performed a retrospective study of ADEs across MBDS the years 2009, 2010 and 2011. We used the external cause codes and diagnosis of ICD 9 CM. Different actions were implemented to improve drug safety, some general, others more specific drugs or drug groups.

In analyzing the results we saw that the total detected ADEs through MBDS were 1073 in 2009, 836 in 2010 and 738 in 2011. After the various improvement measures implemented, there is nothing less than a drop of 31.22% in total adverse effects detected in 2011 in relation to 2009. The Adverse Drug Reactions (ADRs) that decline has been lower at -16.54%. However decreasing medication errors (ME) has been much higher, a -75.09%. The percentage of detected adverse events account for 3.29% in 2009, 2.55% in 2010 and 2.29% of the total income of those respective years.

In short we can conclude that the decline is found adverse drug events after implementing actions to improve the safety of the same. A high percentage of ADEs focuses on a limited number of drugs. There may be underreporting if not reflected in the report ADEs high and it would be desirable to complete the MDS with other complementary records. Analysis of the SED through MDS to identify them and establish improvement measures, favoring Patient Safety.

Introducción

La seguridad del paciente ocupa un lugar importante en los objetivos de calidad de los Servicios de Salud. La seguridad clínica es un componente esencial de la calidad asistencial, habida cuenta de la complejidad, tanto de la práctica clínica como de su organización. Efectos indeseables de los medicamentos, infecciones nosocomiales, complicaciones del curso clínico y errores diagnósticos y terapéuticos forman parte de las preocupaciones diarias de los profesionales sanitarios.

Los efectos adversos (o acontecimientos adversos) producidos por medicamentos (EAM) son un elemento importante que afecta a la seguridad del paciente y a su calidad asistencial. Bates et al definieron en 1993 un EAM como cualquier lesión grave o leve causada por el uso terapéutico, incluida la falta de utilización, de un medicamento.

Se pueden diferenciar en prevenibles o no prevenibles, en función de su evitabilidad. Los EAM no prevenibles son los que se producen a pesar de la utilización adecuada del medicamento (no hay lesión ni error) y se corresponden con las Reacciones Adversas a Medicamentos (RAM) (las RAM se definen como todo efecto perjudicial y no deseado que se presenta después de la administración de un medicamento a las dosis normalmente utilizadas en el hombre para la profilaxis, diagnóstico o tratamiento de una enfermedad o con objeto de modificar su función biológica).

Se considera que las RAM no suponen un mal uso de los medicamentos, es decir, que no se producen por un error, mientras que prevenibles son aquéllos que son consecuencia de un Error de Medicación (EM), e implican lesión y error. (EM se define como cualquier incidente prevenible que puede causar daño al paciente o dar lugar a una utilización inapropiada de los medicamentos, cuando estos están bajo el control de los profesionales sanitarios o del paciente o consumidor. Estos incidentes pueden estar relacionados con las prácticas profesionales, con los productos, con los procedimientos o con los sistemas, e incluyen los fallos en la prescripción, comunicación, etiquetado, envasado, denominación, preparación, dispensación, distribución, administración, educación, seguimiento y utilización de los medicamentos).

La importancia de la Seguridad del Paciente en general, y de los EAM en particular, para los sistemas sanitarios aumentó después de la publicación de dos informes del Institute of Medicine de Estados Unidos:

- To Err is human: Building a safer health system (en el año 2000)
- Crossing the quality chasm: A new health system for the 21st century (en 2001).

En ellos se pone de manifiesto la falta de seguridad de la asistencia sanitaria y se comprueba la repercusión de los efectos adversos por errores clínicos. Entre ellos se destacan los errores de medicación.

En los mencionados informes se estima que la mortalidad anual en los Estados Unidos a causa de los errores médicos es de 44.000 y 98.000 muertes, respectivamente. Se destaca, además, que la mayoría de los errores médicos se podrían atribuir a fallos en el Sistema. El grupo de consultores Health Grades (empresa que se dedica a evaluar la calidad sanitaria) realizó un estudio que incluía el 45% de los ingresos hospitalarios anuales y reveló que las muertes anuales debidas a errores se situaban en torno a las 195.000.

Más tarde aparecen otros estudios en otros países donde se describen las diferentes situaciones que se viven en los hospitales en cuanto a la seguridad de los pacientes. Se observa una incidencia de EAM prevenibles que oscila entre el 1,4 y el 10% (Bates DW et al 1995; Otero-López MJ et al, 2006; Kanjanarant P et al, 2003). De aquí se desprende que la morbilidad asociada con el uso de medicamentos es alta en pacientes hospitalizados, siendo prevenible en un elevado porcentaje de los casos.

El Gobierno Británico marcó como objetivo disminuir los errores asistenciales graves en un 40%. En 2005, fue promovido por el Gobierno Español el Estudio Nacional de Efectos Adversos ligados a la hospitalización (ENEAS) y se observó que el 9,3% de los pacientes ingresados presentaba algún efecto adverso derivado de la asistencia sanitaria. Un 37,4% de estos eventos estaban causados por medicamentos (http://www.msc.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/excelencia/opsc_sp2.pdf). El Ministerio de Sanidad y Consumo diseñó el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud, editado en marzo de 2006, donde se establecen las áreas de actuación, objetivos, estrategias y proyectos para aumentar la seguridad de los pacientes.

En este entorno se sitúa la farmacovigilancia, una actividad de salud pública que tiene como objetivo la identificación, cuantificación, evaluación y prevención de los riesgos asociados al uso de los medicamentos ya comercializados. Los medicamentos, una vez en el mercado, no siempre se comportan de la misma manera que la reflejada en los ensayos clínicos previos a su comercialización. En la práctica clínica habitual, estos medicamentos se utilizan sobre grupos de personas muy diferentes y mucho más numerosos que las cohortes utilizadas en dichos ensayos, lo que puede provocar una variación de la relación beneficio/riesgo inicial.

Así por ejemplo, pueden aparecer nuevas reacciones adversas, anteriormente no detectadas, así como nuevas interacciones tras el uso concomitante con otros medicamentos no ensayados previamente. Para identificar todo ello, es necesario un sistema de vigilancia de los medicamentos postcomercialización, desarrollado por el Sistema Español de Farmacovigilancia (SEFV), estructura descentralizada coordinada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Hay un Centro de Farmacovigilancia en cada Comunidad Autónoma.

El objetivo del presente trabajo fue conocer la incidencia de Efectos Adversos a Medicamentos (EAM), tanto Reacciones Adversas a Medicamentos (RAM) como Errores de Medicación (EM), a través del CMBD de las altas hospitalarias del Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz (CHUB) de los años 2009, 2010 y 2011, además de estudiar su evolución en ese periodo después de la implantación de diversas medidas de mejora en la seguridad de los medicamentos y conocer la efectividad de las mismas.

El CHUB se encuentra ubicado en la ciudad de Badajoz, pertenece al Área de Salud de Badajoz y cuenta con casi 1.000 camas instaladas distribuidas en dos hospitales separados unos cuatro kilómetros, el Hospital Infanta Cristina y el Hospital Perpetuo Socorro-Hospital Materno Infantil. Anualmente se producen unas 32.000 altas hospitalarias.

Material y métodos

Estudio descriptivo retrospectivo de los efectos adversos (Reacciones Adversas y Errores de Medicación) detectados, a través del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) en el periodo de tiempo 1 de enero de 2009 a 31 de diciembre de 2009, 1 de enero de 2010 a 31 de diciembre de 2010 y 1 de enero de 2011 a 31 de diciembre de 2011, tras implantar acciones de mejora en 2010 en la seguridad de medicamentos en el Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz.

Como fuente de información se han utilizado los códigos (causas externas y diagnósticos) de la CIE9-MC. La selección de los códigos correspondientes a efectos adversos de la CIE9-MC se ha realizado a partir del análisis con codificadores del Servicio de Admisión del CHUB, así como se han tenido en cuenta los observados en estudios similares en la búsqueda bibliográfica. Para el análisis e interpretación de los datos se ha realizado un programa informático en el gestor de bases de datos Access® 2003 de Microsoft®. También se ha empleado, para el proceso de los datos el programa Excel® 2003 de Microsoft®.

Medidas de mejora en la seguridad de los medicamentos

Las medidas de mejora para la Seguridad de los Medicamentos se implantaron durante el año 2010 e incluso alguna a finales del 2009, llevadas a cabo con el protagonismo ineludible del Servicio de Farmacia con su máximo responsable al frente, pero también con la implicación de muchos profesionales en las diferentes actuaciones llevadas a cabo, y así como con el impulso necesario e imprescindible del equipo directivo del área de salud.

I) Intervenciones generales

- Sistema de Notificación de Reacciones Adversas en el Área de Salud de Badajoz.
- Apartado de Seguridad de Medicamentos en la Web del Área de Salud de Badajoz.
- Protocolo Normalizado de trabajo de Notificación de RAMs en el Área de Salud de Badajoz (ASB).
- Sistema de Notificación de Efectos Adversos en el Área de Salud de Badajoz.
- Boletín de la Comisión de Farmacia y Terapéutica con información específica sobre seguridad de medicamentos.
- Plataforma de Información Técnica de Seguridad del Paciente.
- Programa de Conciliación de medicación en el CHUB.
- Protocolo de utilización de cloruro potasio en el CHUB.
- Protocolo de utilización de medicamentos para el Carro de Parada Cardiorrespiratoria.

II) Intervenciones específicas

En los grupos de fármacos específicos más frecuentes que son comunes tanto para reacciones adversas como errores de medicación, se han realizado medidas de mejora que ayuden a una terapéutica segura de los mismos.

II-1) Acciones por grupos de fármacos susceptibles de acciones de mejora Antineoplásicos (doble comprobación por parte de diferentes profesionales en diferentes procesos, reenvasado de citostáticos orales, antineoplásicos: revisar dosis máximas, posologías, admón, etc.)

Antibióticos y otros antiinfecciosos (Programa de Control de Antimicrobianos) Fármacos que afectan al sistema cardiovascular (Digoxina, Control de dosificación, posologías y de interacciones de antiarrítmicos, etc.).

Analgésicos, antipiréticos y antirreumáticos (Control, mediante protocolos de comprobación de la duración de los tratamientos y de las dosis máximas de estos fármacos).

Fármacos que afectan a la sangre, anticoagulantes (acenocumarol, sistema de control de interacciones entre AO y heparinas y el resto de medicamentos). Anticonvulsivos y antiparkinsonianos (Otros antiepilépticos y grupo de fenitoína: monitorización del fármaco).

Digoxina (Monitorizar el tratamiento).

Salicilatos (protocolos de utilización del paracetamol)

II- 2) Otras intervenciones específicas

Sistemas automatizados de dispensación en el servicio de urgencias

Medicación para el carro de parada (protocolo para la preparación, registro, conservación y dispensación de los maletines con medicación para carros de parada, Protocolo Normalizado de Trabajo (PNT) de Medicación para el carro de parada, base de datos para el control de la medicación de los maletines de los carros de parada).

III) Difusión de la cultura de seguridad del paciente

- Implantación de un sistema de notificación de Reacciones Adversas a Medicamentos en el Área de Salud
- Buenas Prácticas en el uso de los medicamentos
- Sistema de Notificación de Efectos Adversos a través del Website del ASB
- Boletín de la Comisión de Farmacia y Terapéutica
- Boletín de Noticias Farmacoterapéuticas
- Sesión Clínica General en el CHUB sobre RAMs
- Formación y comunicación del Sistema de Notificación de RAMs.
- Boletín farmacoterapéutico sobre Conciliación de Medicación

IV) Buenas prácticas en el uso de los medicamentos

- Conciliación de la medicación al ingreso, al alta y en los traslados internos.
- Manejo de la medicación de alto riesgo.
- Prescripción electrónica: criterios de estandarización.
- Prescripción no electrónica: criterios de seguridad.
- Manejo de medicamentos con nombres o apariencia similar.

V) Comité de Seguridad del Paciente

Resultados

El total de Efectos Adversos a Medicamentos detectados a través del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) fueron 1073 en 2009, 836 en 2010 y 738 en 2011. Tras las diversas medidas de mejora implementadas en el Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz durante el año 2010 para potenciar la Seguridad en los Medicamentos, se observa nada menos que una disminución de un 31,22% en el total de efectos adversos detectados en 2011 con relación a los de 2009. (Tabla 1) (Gráfico 1).

En las Reacciones Adversas a Medicamentos (RAM) esa disminución ha sido menor, de un -16,54%. Sin embargo la disminución de los Errores de Medicación ha sido mucho mayor, un -75,09%. Lógicamente la intervención es más efectiva en los EM que suelen ser evitables, que en las RAM. (Tabla 1) (Gráfico 1)

JPEG - 35.4 KB
Gráfico 1.

La incidencia de efectos adversos a medicamentos en relación al total de ingresos sigue el mismo patrón con disminuciones similares a partir de la implantación de medidas de mejora en la Seguridad de Medicamentos. El porcentaje de efectos adversos detectado supone el 3,29% en 2009, el 2,55% en 2010 y el 2,29% respecto al total de ingresos de esos respectivos años, lo que se traduce en un 30,40% de reducción global. Desglosados por Reacciones Adversas a Medicamentos y Errores de Medicación, la disminución ha sido más llamativa en los EM con una disminución de un 74,39%. Las RAM han disminuido en un 15,45%. (Tabla 2) (Gráfico 2)

JPEG - 58.4 KB
Tabla 1.

En la distribución por sexos en 2009 se observa que el 48% de los hombres y el 52% de las mujeres presentaron un Efecto Adverso a Medicamentos. En 2010 fue un 53% hombres y un 47% mujeres, invirtiéndose nuevamente la proporción en 2011 en el que se detectaron un 47% en los hombres y un 53% en las mujeres. Esta distribución se mantiene prácticamente igual en RAM y EM. La edad media de 2009 fue de 64,95 años, en 2010 de 63,55 años y en 2011 de 63,71 años.

Al analizar las RAM por clases farmacológicas vemos que solo diez de ellas suponen el 93, 83 y 85% deltotal, para los años 2009, 2010 y 2011 respectivamente. Son: (Tabla 3)

JPEG - 59.3 KB
Tabla 2.

- Antibióticos (disminuyen un 50%)
- Agentes que afectan principalmente al sistema cardiovascular (disminuyen un 11%)
- Hormonas y sustitutos sintéticos ( se mantienen igual)
- Agentes cuya acción es primariamente general (aumentan un 29%)
- Analgésicos, antipiréticos y antirreumáticos. (disminuyen un 53%)
- Otros fármacos y sustancias medicamentosas, y fármacos y sustancias medicamentosas no especificadas (disminuyen un 7%)
- Otros efectos adversos y los no especificados de fármaco, sustancia medicamentosa y sustancia biológica (aumentan un 3%)
- Hierro y sus compuestos (es llamativo su incremento en un 82%)
- Fármacos para el metabolismo de agua, minerales y ácido úrico (aumentan en un 70%)
- Antidepresivos (aumentan un 41%) Al analizar las RAM por subclase terapéutica, solo diez de ellas representan el 69, 59 y 62% de todas en 2009, 2010 y 2011. Son: (Tabla 4)
- Fármacos antineoplásicos e inmunosupresores (aumentan un 20%)
- Esteroides de la corteza suprarrenal (aumentan un 6%)
- Otros efectos adversos y los no especificados de fármaco, sustancia medicamentosa y sustancia biológica (disminuye un 57%)
- Glucósidos cardiotónicos y fármacos de acción similar (disminuye un 28%)
- Otros antibióticos especificados (disminuye un 95%)
- Antibiótico no especificado (se mantiene igual)
- Antirreumáticos [antiflogísticos] (disminuye un 58%)
- Penicilinas (es muy llamativo la disminución de un 3700%)
- Otros fármacos y otras sustancias medicamentosas (disminuye 16%)
- Fármaco o sustancia medicamentosa no especificada (aumenta un 41%)

Al analizar las RAM sobre el total de ingresos vemos que solo los diez primeros suponen aproximadamente el 2% de los ingresos en los años estudiados son: (Tabla 5)

- Antibióticos
- Agentes que afectan principalmente al sistema cardiovascular
- Agentes cuya acción es primariamente general
- Analgésicos, antipiréticos y antirreumáticos
- Otros fármacos y sustancias medicamentosas, y fármacos y sustancias medicamentosas no especificadas
- Otros efectos adversos y los no especificados de fármaco, sustancia medicamentosa y sustancia biológica

- Hierro y sus compuestos
- Fármacos para el metabolismo de agua, minerales y ácido úrico
- Antidepresivos
- Anticonvulsivos y fármacos antiparkinsonianos

JPEG - 40.3 KB
Gráfico 2.

Los Servicios donde se registran más RAM son Medicina Interna, Cardiología, Digestivo, Neumología, Oncología, Hematología, Nefrología, Neurología y Pediatría. En estos diez servicios se concentra el 84, 87 y 86% de las RAM en los años 2009, 2010 y 2011 respectivamente (Tabla 6) Los Errores de Medicación (EM) más frecuentes por clases farmacológicas se deben a: (Tabla 7)

Tabla 3.

JPEG - 112.6 KB
Tabla 3. RAM por clase farmacológica: Nº y % 2009,2010 y 2011. Diferencia 2009-2011

- Envenenamiento por antibióticos (de 46 EM detectados en 2009 no se ha detectado ninguno ni en 2010 ni en 2011)
- Envenenamiento por agentes que afectan primordialmente al aparato cardiovascular (también ha disminuido mucho en 2010 y 2011, ya que en 2009 hubo 32, por 12 y 10 en los años sucesivos)
- Envenenamiento por agentes psicotrópicos (sigue la misma tendencia que los anteriores con 31 e 2009 por 11 y 7 en 2010 y 2011 respectivamente)
- Envenenamiento por analgésicos, antipiréticos y antirreumáticos: igual que los anteriores, desciende de 29 a 14 y 8).
- Envenenamiento por otros fármacos y sustancias medicamentosas y por fármacos y sustancias medicamentosas no especificadas (igual que los anteriores)
- Envenenamiento por agentes que afectan primordialmente a los componentes de la sangre (en esta clase farmacológica no se cumple la tendencia anterior con 20 en 2009, 25 en 2010 y 15 en 2011)
- Envenenamiento accidental por otros fármacos (en esta clase la tendencia se invierte y es mayor en los últimos años, 19 por 66 y 46)
- Envenenamiento no determinada su causa por sustancia sólida/líquida ( en esta clase varía de 17 en 2009 a ninguno en 2010 y 1 en 2011) Por subclases farmacológicas los más frecuentes implicados en los EM con un 56, 46 y 50% en 2009, 2010 y 2011 respectivamente, son: (Tabla 8)
- Penicilinas ( se detectaron 32 en 2009 por ninguno en 2010 ni en 2011)
- Glucósidos cardiotónicos y fármacos de actuación similar
- Fármaco o sustancia medicamentosa no especificada
- Anticoagulantes
- Tranquilizantes basados en benzodiacepina
- Envenenamiento accidental de fármacos que afectan a la sangre.
- Envenenamiento accidental tranquilizante benzodiacepina.
- Derivados de pirazola
- Envenenamiento accidental opiáceos y narcóticos conexos.
- Envenenamiento accidental no determinada su causa por analgésicos antipiréticos.

JPEG - 103.4 KB
Tabla 4. RAM por subclases terapéuticas: 2009, 2010 y 2011. Diferencia 2009-2011

En todos ellos ha habido una disminución importante salvo en Anticoagulantes, Envenenamiento accidental de fármacos que afectan a la sangre y Envenenamiento accidental opiáceos y narcóticos conexos. Los diez primeros GRD suponen un 41, 65 y 67 por ciento de los pacientes que sufrieron EM en 2009, 2010 y 2011. Son: (Tabla 9)
- ENVENENAMIENTO & EFECTO TOXICO DE DROGAS EDAD>17 SIN CC
- ENVENENAMIENTO & EFECTO TOXICO DE DROGAS EDAD>17 CON CC
- INSUFICIENCIA CARDIACA & SHOCK
- LESIONES, ENVENENAMIENTOS O EFECTO TÓXICO DROGAS EXC. TRAUMA MULTIPLE CON CC MAYOR
- ENVENENAMIENTO & EFECTO TOXICO DE DROGAS EDAD<18
- OTROS DIAGNOSTICOS DE APARATO RESPIRATORIO CON CC
- EDEMA PULMONAR & INSUFICIENCIA RESPIRATORIA
- ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRONICA
- ICC & ARRITMIA CARDIACA CON CC MAYOR
- NEUMONÍA SIMPLE Y OTROS TRAST.RESPIRATORIOS EXC. BRONQUITIS & ASMA CON CC MAYOR Casi la mitad de los EM se detectaron en los Servicios de Medicina Interna del Hospital Perpetuo Socorro e Infanta Cristina. El resto hasta un 85, 91 y 88% se produjeron en los Servicios de: (Tabla 10)
- Psiquiatría
- Digestivo
- Pediatría
- Oncología
- Neurología
- Cardiología
- Neumología

Discusión

La incidencia de EAM detectada en el periodo de estudio, a partir del estudio del CMBD, en pacientes hospitalizados en el Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz, fue del 3,29%, 2,55% y 2, 29% en 2009, 2010 y 2011 respectivamente. Del 25,07% que podría haberse evitado en 2009 (se corresponde con errores de medicación), se pasó al 9,07% con las medidas de mejora implantadas. El Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización (ENEAS 2005) estableció que la incidencia de efectos adversos relacionados con la asistencia sanitaria era de un 9,3%, de los cuales los más frecuentes, el 37,4%, estaban relacionados con la medicación. La incidencia de efectos adversos a medicamentos sobre el total fue del 3,48%. Este dato es similar al observado en nuestro estudio en 2009 (3,29%), y superior a los de 2010 y 2011 (2,55% y 2,29%).

JPEG - 101.1 KB
Tabla 5. RAM en el ámbito de la Atención Hospitalaria 2009, 2010 y 2011. Distribución por grupo farmacoterapéutico (Número y % de casos sobre el total de ingresos).

Los resultados obtenidos son similares y, en algunos casos, están por debajo de otros estudios anteriores. Así, en un metaanálisis (Lazarou et al, 1998) la incidencia observada fue del 10,9%. En una revisión de 10 trabajos (Kanjanarant et al, 2003) se identificó un rango medio de 1-10% de EAM prevenibles en pacientes hospitalizados.

Bates et al estimaron que el 6,1% de los pacientes ingresados padecían EAM, de los cuales el 28% eran evitables. Senst BL et al en 2001, observaron un 2,3% de EAM en los pacientes hospitalizados. En este estudio, se realizó una extrapolación (se añadió el 5% de los pacientes a quienes se dio de alta antes de manifestar algún EAM), viéndose una incidencia total del 4,2%. La tasa de evitabilidad fue del 15%.

JPEG - 155.5 KB
Tabla 6. Ánálisis de GRD de RAM por Servicio.

En nuestro país, Otero et al en 2006, mostraron en un estudio una incidencia de EAM del 7,2%, en los pacientes ingresados, de los cuales el 20% podrían haberse evitado. Por otro lado, Sánchez LA et al, en un trabajo publicado en 2007 en el que destacaba la utilidad del CMBD para la detección de acontecimientos adversos por medicamentos, encontró que un 3,2% de los ingresos urgentes estaba motivado por EAM, lo que se correspondía con un 2,2% de los pacientes hospitalizados (similar a los detectados en nuestro estudio en 2011 después de implantar las medidas de mejora) y observó que un 62% eran prevenibles (en nuestro caso oscilaba entre el 25,07% y el 9,07%).

Más recientemente, Zapatero et al (2010) identificaron y describieron los EAM registrados a partir del CMBD de los Servicios de Medicina Interna durante los años 2005-2007. Encontraron que de las 1.567.659 altas codificadas en el CMBD, se registraron 96.607 EAM en 86.880 episodios, representando el 5,55%. El 17,14% eran prevenibles. Un 4,5% de los episodios registraron una RAM.

JPEG - 89.7 KB
Tabla 7 EM por clases farmacológicas.

Por tanto, la tasa de incidencia de pacientes que presentan algún EAM durante la estancia hospitalaria oscila, según la bibliografía consultada, entre el 1 y el 10,9%. Esto sitúa los datos de nuestro estudio dentro del rango que describen los estudios consultados tanto en incidencia de EAM en pacientes ingresados como en evitabilidad de los mismos. En otros trabajos, como el de Berga Culleré C et al, se muestra una evitabilidad en torno al 51,6%. Este dato contrasta con el de otros estudios revisados (Bates DW et al, 1995; Otero-López MJ et al, 2006; Senst BL et al, 2001), donde se observa un rango de evitabilidad que oscila entre el 15 y el 42%.

En la bibliografía estudiada se observa, al igual que en nuestro trabajo, que entre los medicamentos que causaron EAM con mayor frecuencia se encuentran los antibióticos (Berga C et al, 2009). El 90% de éstos se consideraron como no prevenibles. En otros trabajos revisados, los antibióticos representaron un 30-35% de los EAM no prevenibles (Bates DW et al 1993; Otero-López MJ et al, 2006; Senst BL et al, 2001). En otros estudios de la bibliografía consultada (Otero-López MJ et al, 2006; Kanjanarant P et al, 2003), los principales medicamentos implicados en los EAM evitables fueron los antibióticos (22,9% vs. 11,74% observados en nuestro caso) y los fármacos para el sistema cardiovascular (17,9% vs. 10,44%).

JPEG - 111.7 KB

En otro estudio específico donde se utilizó el CMBD como herramienta para la detección de los EAM (Corral S et al, 2004), se observaron EAM en un 2,15% del total de informes de alta. El 57,20% se consideraron evitables potencialmente. Los medicamentos más frecuentemente implicados en la muestra de estudio fueron anticoagulantes (30,23%, evitables 57,69%), antiinfecciosos (17,44%, evitables 26,67%).

En un trabajo publicado en Anales de Medicina Interna (Sánchez LA et al, 2007), se detectaron EAM en un 4,01% en el periodo de estudio (enero-diciembre de 2005) (n=160) en las altas codificadas. El 55% de los EAM (n=88) se produjo durante la hospitalización. El 62,3% de los EAM eran prevenibles (n=109). Los fármacos más frecuentemente implicados fueron: antiinfecciosos (24,0%), glucocorticoides sistémicos (15,4%), AINE y otros analgésicos (11,4%), diuréticos (10,3%), digoxina (9,1%), entre otros. Un 2,2%, frente a un 3,29% en nuestro caso, de los pacientes hospitalizados tuvo un EAM. El 62% fue prevenible. Un alto grado de EAM se centra en un número reducido de fármacos.

En el análisis de las Reacciones Adversas a Medicamentos (RAMs) a través del sistema de codificación de CMBD, la incidencia respecto al total del ingresos en 2009 en nuestro trabajo fue del 2,46%, de 2,24% en 2010 y de 2,08% en 2011. Estos datos son similares a los encontrados en otros trabajos, como p.ej. el de Muro V et al (2001), donde se mostró una incidencia global de RAM del 2,25% (n=926, sobre 41.120 altas codificadas). Los códigos de RAM más representados se corresponden con los grupos farmacológicos: antineoplásicos e inmunosupresores (46,3%), fármacos cardiovasculares (12,6%), hormonas (11,8%) y antiinfecciosos (8,9%). Por Servicios los más representados fueron: medicina interna (19,2%), oncología (16,5%), ginecología (14%), cardiología (9%), pediatría (8,5%), hematología (8,4%) y neumología (5,4%). Carrasco et al, estudiaron las tendencias de las reacciones adversas a los medicamentos relacionados con las hospitalizaciones en España en el periodo 2001 a 2006. El total de pacientes hospitalizados con diagnóstico de RAM fue de 350.835 pacientes (1,69% del total de ingresos hospitalarios agudos en España). La incidencia estimada de ingresos por RAM disminuyó durante el periodo 2001-2006 (p<0,05).

Esta tendencia también se ha observado en nuestro estudio, aunque el periodo de estudio no es equivalente. Más del 5% de los pacientes (n=19.734) falleció durante la hospitalización por una RAM. Los fármacos asociados con la hospitalización relacionada con RAM fueron similares a los observados en nuestro trabajo y en otros afines (Muro et al): antineoplásicos e inmunosupresores, esteroides suprarrenales corticales, anticoagulantes y antibióticos. Por otro lado, Pérez V en 2003 analizaron las RAM registradas en el Hospital La Paz de Madrid en 2003. De las 50.929 altas registradas en el CMBD, se detectaron 1.092 episodios con al menos una RAM (2,1%). De éstos, 217 (0,4% del total) tuvieron como causa principal del ingreso una RAM.

JPEG - 42.9 KB
ANÁLISIS DE LOS CÓDIGOS RELACIONADOS CON EM EN EL CHUB POR SERVICIOS 2009,2010 y 2011: % SOBRE EL TOTAL DE INGRESOS.

En el análisis general de Reacciones Adversas a Medicamentos registrados en el CMBD en 2004 en el Boletín “La Farmacovigilancia en Extremadura” publicado por la Red de Vigilancia Epidemiológica, se observó una incidencia en el Servicio Extremeño de Salud del 2,16% (vs. 2,46%, 2,24% y 2,08% en nuestro estudio) del total de los ingresos realizados durante 2004, independientemente de que esta fuera o no la causa del ingreso. Respecto a los grupos farmacológicos, los que tuvieron mayor representación en el estudio de 2004 fueron los antibióticos (n=223), agentes que afectan primordialmente al sistema cardiovascular (n=397), las hormonas y sustitutos sintéticos (n=331), agentes cuya acción es principalmente central (n=310), agentes que afectan primordialmente a componentes de la sangre (n=179) y analgésicos, antipiréticos y antirreumáticos (n=288). Estos datos son similares, en cuanto a que son los de mayor frecuencia de aparición, a los encontrados en nuestro estudio, donde también éstos son los grupos farmacológicos con mayor presencia.

Conclusiones

- En nuestro estudio se comprueba una disminución importante (31%) de los Efectos Adversos a Medicamentos tras la implantación de diversas acciones de mejora en la seguridad de los mismos, objetivada a través del CMBD. Lógicamente la intervención es más efectiva en los Errores de Medicación (disminución de un 75,09%) que suelen ser evitables, que en las Reacciones Adversas a Medicamentos (16,54%). Su relación con los ingresos disminuye en una proporción similar.

- Los resultados parecen indicar que un alto porcentaje de Efectos Adversos a Medicamentos prevenibles se centra en un número reducido de fármacos o grupos de fármacos, lo que podría hacer más fácil su abordaje.

- Es importante destacar, que el CMBD debe ser complementario a otras fuentes (por ejemplo el registro de intervenciones farmacéuticas del Servicio de Farmacia Hospitalaria, etc.) ya que para que sea realmente efectivo deben reflejarse los Efectos Adversos a Medicamentos en el informe de alta para que sea conocida por los codificadores y puedan dejar constancia de la misma. De otra forma, puede existir una infranotificación.

- Por tanto, podemos afirmar que el análisis de los Efectos Adversos a Medicamentos a través del CMBD permite identificarlos y establecer medidas de mejora en la Seguridad de los Medicamentos favoreciendo la Seguridad del Paciente y mejorando la Calidad Asistencial.

Agradecimientos: a todos los profesionales que de manera directa o indirecta han participado con su buen hacer en mejorar la seguridad de los pacientes en el Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz.

Bibliografía

- 1. Bates DW, Leape LL, Petrycki S. Incidence and preventability of adverse drug events in hospitalised adults. J Gen Intern Med. 1993;8:289-94.
- 2. Leape LL, Kabcenell A, Berwick DM, Roessner J. Breakthrough Series Guide: Reducing adverse drug events. Boston: Institute for Healthcare Improvement; 1998.
- 3. Kohn LT, Corrigan JM, Donaldson MS, editores. To err is human: building a safer health system. Committee on Health Care in America. Institute of Medicine. Washington DC: National Academy Press: 1999.
- 4. Committee on Health Care in America. Institute of Medicine. Crossing the quality chasm: A new health system for the 21st century. Washington DC: National Academy Press; 2001.
- 5. Bates DW, Cullen DJ, Laird N, Petersen LA, Small SD, Servi D et al. Incidencd of adverse drug events and potential drug events. Implications for prevention. JAMA. 1995;274:29-34.
- 6. Otero-López MJ, Alonso-Hernández P, Maderuelo-Fernández JA, et al. Acontecimientos adversos prevenibles causados por medicamentos en pacientes hospitalizados. MedClin (Barc). 2006;123:81-7.
- 7. Kanjanarant P, Winterstein A, Johns T, Hatton R, González-Rothi R, Segal R. Nature of preventability adverse drug events in hospitals: literature review. Am J Health-SystPharm. 2003;60:1750-9.
- 8. Senst BL, Achusim LE, Genest RP, Consentino LA, Ford CC, Little JA, et al. Practical approach to determining costs and frequency of adverse drug events in health care network. Am J Health-Syst Pharm. 2001;58:1126-32.
- 9. Berga C, Gorgas M, Altimiras J, Tuset M, Besalduch M, Capdevila M et al. Detección de acontecimientos adversos producidos por medicamentos durante la estancia hospitalaria. FarmHosp. 2009;33(6):312-323.
- 10. Smith J. February 2004. Building a safer NHS: Improving medication safety. Department of Health. Disponible online en: http://www.dh.gov.uk/prod_consum_dh...
- 11. World Health Organization. Requirements for adverse reaction reporting. Ginebra. Suiza: WorldHealthOrganization; 1975.
- 12. Reacciones adversas a medicamentos registrados en el CMBD em 2004. La farmacovigilancia en Extremadura.
- 13. Rodríguez JM. Farmacovigilancia. En Farmacia Hospitalaria. FEFH.3ª ed. Doyma. 2002.
- 14. Real Decreto 1344/2007, de 11 de octubre, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano.
- 15. Lista de medicamentos de alto riesgo. Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos. Delegación Española del InstituteforSafeMedicationPractices. Online en http://www.ismp-espana.org/estatico...
- 16. Clasificación Internacional de Enfermedades. 9ª Revisión. Modificación Clínica. Online en http://www.msc.es/ecie9mc-2008/html...
- 17. Ley 10/2001, de 28 de junio, de Salud de Extremadura.
- 18. Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.
- 19. Ley 6/2006, de 9 de noviembre, de Farmacia de Extremadura.
- 20. Real Decreto 1344/2007, de 11 de octubre, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano.
- 21. Real Decreto 711/2002, de 19 de julio, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano.
- 22. Directiva 2004/27/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de marzo de 2004, que modifica la Directiva 2001/83/CE por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos de uso humano.
- 23. Rodríguez JM. Farmacovigilancia. En Farmacia Hospitalaria. FEFH.3ª ed. Doyma. 2002.
- 24. Naranjo CA, Busto A, Sellers EM et al. A method for estimeting the probability of adverse drug reactions. ClinPharmacol Ther.1981; 30:239-45.
- 25. Karch FE, Lasagna L. Toward the operational identification of adverse drug reactions. ClinPharmacolTher 1977;21:247-54.
- 26. Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud. Ministerio de Sanidad y Consumo. Informe. Febrero 2006. (http://www.msc.es/organizacion/sns/...).
- 27. MC Moriel, J Pardo, RM Catalá, M Segura Estudio Prospectivo de conciliación de la medicación en pacientes de traumatologia. FarmHosp. 2008;32(2):65-70
- 28. Corral S, Guerrero MD, Beltrán M, Salas J. Utilización del CMBD como herramienta para la detección de acontecimientos adversos a medicamentos. FarmHosp. 2004;28(4):258-265.
- 29. Sánchez LA, Castiella J, Sanjuán F, Naya J, Alfaro M. Utilidad del CMBD para la detección de acontecimientos adversos por medicamentos. AnMed Interna. 2007;24(3):113-119.
- 30. Muro V, Martínez-López I, Puigventos F. Identificación y Evaluación de Reacciones Adversas a Medicamentos a través del Sistema de Codificación CMBD del Hospital Son Dureta. Febrero 2003.
- 31. Reacciones Adversas a Medicamentos registrados en el CMBD en 2004. La Farmacovigilancia en Extremadura. Red de Vigilancia Epidemiológica. 2004.
- 32. Zapatero A, Barba R, Ruíz J, Losa E, Marco J, Plaza S et al. Acontecimientos adversos causados por medicamentos en pacientes ingresados en medicina interna. RevClin Esp. 2010;210(6):263-269.
- 33. Carrasco P, López A, Barrera V, Miguel G, Jiménez R. Trends of adverse drugreactionsrelated-hospitalizations in Spain (2001-2006). BMC HealthServicesResearch 2010,10:287.
- 34. Pérez V, Fernández N, Hernández S, Cuesta S, Amo R, Bravo P. Reacciones adversas a medicamentos en el conjunto mínimo básico de datos (CMBD) durante 2003. Rev Calidad Asistencial 2004;19(7):433-6.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email