Entrevista

JAVIER FERNÁNDEZ-LASQUETTY, CONSEJERO DE SANIDAD DE LA COMUNIDAD DE MADRID

“La fidelidad política del directivo es más propia de la izquierda”


Por: Julio Villalobos e Isabel Tovar

Por: Julio Villalobos Hidalgo e Isabel Tovar García

Sr. Consejero: Queremos agradecerle la deferencia que ha tenido con la Sociedad Española de Directivos de la Salud, SEDISA, al concedernos esta entrevista. Nuestra Sociedad, la que Ud. conoce perfectamente, engloba la mayoría de los directivos de las organizaciones sanitarias de nuestro país y seguro muy interesados en conocer su opinión sobre los temas que a todos nos preocupan, especialmente en el turbulento entorno económico en que nos estamos desenvolviendo.

La mayoría de los ciudadanos, políticos y gestores coincidimos en que tenemos un excelente sistema sanitario, con una gestión transferida en esta comunidad autónoma desde hace más de 12 años. ¿Cuáles son los principales problemas con que se enfrenta la Comunidad Autónoma de Madrid para dotar a sus ciudadanos de una sanidad equitativa y eficiente?

En estos momentos, el principal problema de las Administraciones es la escasez de recursos económicos. La Comunidad de Madrid lleva cuatro años aplicando reformas para ahorrar en el sistema sanitario manteniendo siempre la calidad asistencial. Además, hemos presentado un Plan de Garantía para la Sostenibilidad del Sistema Sanitario que se pondrá en marcha en 2013, con el que reorganizaremos y aprovecharemos aún mejor todos nuestros recursos. El objetivo de este Plan no es otro que garantizar una sanidad universal, gratuita y de la máxima calidad. Si no hacemos nada, si no tomamos medidas como las incluidas en este Plan, es cuando realmente podríamos tener un problema serio de sostenibilidad.

En Madrid, como en el resto de las comunidades autónomas, se prevé una notable disminución de sus ingresos en 2013, que repercutirá en la financiación de la Sanidad. ¿Cómo van a hacer frente a esta situación para mantener la sostenibilidad y hacer posible la atención sanitaria de calidad que los madrileños esperan?

Madrid fue la primera Comunidad en tomar medidas para hacer frente a la crisis económica. Sólo en Sanidad, nuestra política de contención del gasto ha permitido mantener la calidad asistencial y que el presupuesto sanitario anual no haya crecido en 1.000 millones de euros más. Además, el Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el pasado mes de julio un paquete de medidas de ahorro en Sanidad que incluye la creación de una Junta Central de Compras de productos sanitarios con la que ahorraremos 150 millones de euros el próximo año; el traslado de la actividad de los Centros de Especialidades de Alcobendas, Aranjuez y Arganda a los nuevos hospitales de estas zonas -Infanta Sofía, Tajo y Sureste-; o la reorganización de los horarios de algunas urgencias de Primaria con muy baja actividad asistencial.

Y, como he mencionado, acabamos de presentar un Plan para 2013 para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario de la región. Además, estamos en contacto permanente con todos los representantes de los profesionales de la sanidad madrileña para estudiar propuestas concretas con las que ahorrar y ser más eficientes.

En plena crisis económica, el debate sobre la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario está en la preocupación de políticos, gestores, profesionales y ciudadanos ¿Cuáles son las soluciones para equilibrar el creciente e imparable coste de los servicios sanitarios y la necesidad de su financiación? ¿Son compatibles medidas como el copago con la equidad?

La solución pasa por ser más eficiente en la gestión de los recursos. Para ello hemos tomado ya medidas y continuaremos tomándolas. Lo que pretendemos es que, por ejemplo, las compras de los productos no se realicen por separado sino que se lleven a cabo de una manera centralizada con el objetivo de lograr mejores precios. El objetivo es optimizar y ahorrar.

En cuanto al mal llamado copago, la aportación de los usuarios en el gasto de farmacia existe en España desde hace 40 años. Desde el 1 de julio, esa aportación se hace de una manera más justa en función del nivel de renta y de la situación de estar en activo o ser pensionista. De modo que, lo que es el acceso a la asistencia sanitaria pública, sigue siendo gratuito, financiado con los impuestos de todos, pero el acceso es gratuito y seguirá siéndolo, por mucho que algunos quieran confundir y asustar a la gente.

La introducción de las tecnologías de la información en nuestras organizaciones no se ha llevado a cabo con la eficiencia que su potencialidad presumía. ¿En qué grado de implantación están las TIC en esta comunidad autónoma? ¿Tenemos una organización capaz de utilizar eficientemente estas tecnologías?

En los últimos años se ha hecho un importante esfuerzo en esta materia en nuestra comunidad. Partíamos de una situación heterogénea y desigual en nuestros centros.

En Atención Primaria, donde ya había un alto grado de implantación de las TIC, hemos conseguido implantar una única solución centralizada, que ya está funcionando en todos los centros de salud: la herramienta AP-Madrid. Esto significa que el cien por cien de nuestros profesionales de este nivel asistencial cuenta con herramientas de soporte a su actividad.

En Atención Especializada, desde la apertura de nuevos hospitales en 2008, se apostó por el modelo de hospital digital. Se diseñó un Plan Director, que estamos siguiendo al ritmo que las circunstancias y los recursos nos permiten, y ya contamos con el 52 por ciento de hospitales totalmente informatizados, además de haber implementado mejoras de infraestructuras TIC en casi todos los hospitales de la red. Al mismo tiempo, hemos construido y puesto en funcionamiento un Centro de Proceso de Datos Corporativo y se están implementando soluciones centralizadas de contingencia para garantizar la continuidad de los servicios y la salvaguarda de los datos en el caso de que se produzcan incidencias.

Pero los principales avances se han producido desde el momento de la puesta en marcha de la libre elección, que supuso un fuerte impulso a la implantación de las TIC, ya que son una herramienta vital para facilitar la atención de pacientes que se mueven en el conjunto de la red sanitaria. Los dos grandes hitos han sido: en primer lugar, conseguir una gestión centralizada de citas derivadas desde Atención Primaria a Atención Especializada y, en segundo lugar, la Historia Clínica Digital, que es uno de los proyectos mejor valorados por los profesionales, ya que ofrece la posibilidad de compartir información clínica entre los distintos niveles y centros asistenciales a través de un visor que es accesible desde cualquier centro y que ofrece información de los pacientes con independencia de dónde haya sido atendidos.

Hay muchas personas y organizaciones que se cuestionan la necesidad de una organización gerencial en nuestras organizaciones sanitarias. ¿Cree usted que los directivos somos realmente necesarios?

En estos momentos se necesitan directivos muy formados, altamente conocedores de la gestión sanitaria. Pero, lo más importante: necesitamos líderes, porque hay que promover cambios en el modelo asistencial.

¿Cual es su opinión sobre la aportación de los equipos directivos a la mejora de la eficiencia de nuestro sistema sanitario?

La excelencia en la Sanidad viene determinada, además de por la labor diaria de médicos, enfermeros y demás profesionales del sector, por los propios equipos directivos, ya que son ellos los que implantan los modelos de gestión que mejoran la eficiencia, la seguridad en el proceso asistencial y el desarrollo profesional.

¿Como encajaría la gestión o el gobierno clínico en este tipo de organización?

Gestionar una organización requiere ser una persona con una alta competencia directiva. Pero, además, en el ámbito sanitario, tiene que tener capacidad de optimizar en la gestión clínica, optando por alternativas de diferente coste para curar.

Según una reciente encuesta, realizada entre nuestros directivos sanitarios, el 71 por ciento cree que su nombramiento tiene condicionamientos políticos. Con frecuencia, tras un cambio político, asistimos a cambios generalizados en los puestos directivos de las organizaciones sanitarias. ¿Cómo deben combinarse la fidelidad política y la destreza profesionales en gestión para mantener estables los puestos directivos de las organizaciones sanitarias públicas (cuya continuidad es crucial para el progreso de la organización)?

Los gestores políticos debemos buscar a profesionales bien formados, independientes y comprometidos con el buen funcionamiento de la organización. La fidelidad política de los directivos de las organizaciones sanitarias pertenece a tiempos pasados y a otra forma de hacer política más propia de la izquierda.

¿A qué nivel se debería establecer el condicionante político a la hora de seleccionar los puestos directivos en las organizaciones sanitarias?

El directivo, aquí en Madrid, tiene que dar garantías de profesionalidad, liderazgo, independencia y lealtad institucional. Por eso se debe optar por criterios de profesionalidad.

Hace años que se habla, en todos los foros, de la profesionalización directiva pero está demostrado que los proyectos técnicos tienen una carga ideológica que conlleva creer firmemente en ellos y que no puede estar desvinculada de elegir profesionales de confianza. ¿Cree que es necesaria la profesionalización directiva? Y si es así, ¿cree que es posible favorecerla?

Sí, considero que es necesaria la profesionalización de los directivos, y más en un sector como el sanitario, que se caracteriza por una elevada especialización. Para favorecer su profesionalización es imprescindible fomentar la formación y crear escuela de directivos.

Algunas autoomías han optado en sus organigramas por la Gerencia Única de Área para intentar integrar la Atención Especializada, la Primaria, socio sanitaria e incluso salud mental. ¿Cree que la Gerencia única de área aporta ventajas en la gestión de las organizaciones sanitarias?

Quiero destacar que la Comunidad de Madrid creó, en octubre de 2010, la Gerencia de Atención Primaria con el propósito de cohesionar y reforzar este nivel asistencial, y para potenciar, a su vez, las relaciones entre la Atención Primaria y la Especializada a través de la Dirección de Continuidad Asistencial. Esta figura, sin duda, está sirviendo para mejorar las relaciones entre los profesionales sanitarios, intercambiar experiencias y, en definitiva, facilitar una mejor integración de estos dos niveles asistenciales, lo que se traducirá en un mejor aprovechamiento de los recursos y en mejores resultados.

Madrid ha hecho un gran esfuerzo en infraestructuras hospitalarias en los últimos años, optando por diversos modelos de cooperación público-privada, no exento de controversia en cuanto a su eficiencia y equidad. ¿Tienen cuantificada la eficiencia de estos hospitales versus los del modelo público clásicos?

Efectivamente, tenemos cuantificada la eficiencia de estos modelos. El coste total de la asistencia sanitaria especializada de la población de los hospitales de gestión mixta es de unos 600 euros por habitante, mientras que en los hospitales con modelo capitativo -el de los hospitales de Valdemoro, Torrejón y Rey Juan Carlos- este coste medio anual es de 441 euros. El coste de ambos modelos es inferior al de la media de todos los hospitales de la red pública de la Comunidad de Madrid y garantizan los niveles de calidad asistencial que queremos mantener en la sanidad pública.

Algunas comunidades autónomas tienen graves problemas para cubrir adecuadamente sus necesidades de profesionales sanitarios. ¿Existe este problema en Madrid? De existir, ¿cómo se plantea cubrir este déficit?

El Gobierno regional ha hecho un esfuerzo muy importante para cubrir la demanda de asistencia sanitaria como consecuencia del fuerte incremento poblacional experimentado en la Comunidad de Madrid en los últimos años. En estos momentos, atendemos esa demanda con unos buenos niveles de calidad, como de hecho reconocen los propios usuarios en las encuestas de satisfacción.

Desde su incorporación a la Consejería, ¿cuáles son los mayores logros que han alcanzado y cuáles los objetivos a cubrir hasta el final de esta legislatura?

Uno de los hechos de los que me siento especialmente orgulloso es la puesta en marcha de la libre elección de médico y hospital porque, por primera vez, es el usuario el que elige qué médico quiere que le atienda o a qué centro sanitario quiere acudir. Antes, ese hecho le venía impuesto desde la Administración, y eso es un cambio cualitativo muy relevante. Y nuestro principal objetivo en estos momentos es atravesar la crisis económica sin merma de la calidad asistencial y con menos gasto.

Sabemos que la Consejería de Sanidad no es “una perita en dulce “, que da muchos dolores de cabeza pero que también puede dar muchas satisfacciones. Con sinceridad y con la experiencia acumulada, ¿Volvería a aceptar la Consejería de Sanidad?

Por supuesto. Estoy muy orgulloso y agradecido de seguir siendo consejero de Sanidad en esta nueva etapa, con el mandato de Ignacio Gonzalez al frente de la Presidencia del Gobierno regional. A lo largo de estos dos años y medio he podido conocer de cerca el extraordinario trabajo que realizan los profesionales sanitarios, que ha colocado a la sanidad madrileña a la vanguardia de la sanidad europea. Además, hemos llevado a cabo uno de los mayores cambios que ha experimentado la Sanidad española en los últimos años, como es la puesta en marcha de la libertad de elección de médico y centro sanitario.

Le agradecemos el tiempo que nos ha dedicado y sus opiniones, que sin duda clarificarán a nuestros socios la postura de la Consejería de Sanidad de Madrid.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email