Información sobre SEDISA

ENCUESTA DE SEDISA Y LUZÁN5

La figura del directivo de hospital se asocia al conflicto


La formación, preocupación del colectivo

Redacción. Madrid La necesidad de definir qué áreas de formación competen al directivo sanitario constituye una de las principales preocupaciones de este colectivo de acuerdo con el informe “Diagnóstico experto sobre Gestión Sanitaria” llevado a cabo por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y Luzán5, consultora especializada en formación, marketing y comunicación en el sector de la salud. La presentación de los resultados del estudio ha tenido lugar en el marco del 18º Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria en Bilbao, y ha corrido a cargo de Patricia Chica, directora del Área de Consultoría de Luzán5, con la participación de Joaquín Estévez, presidente de Sedisa, y José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. En el acto han también han participado el director de Planificación y Proyectos de Ribera Salud y secretario general de Sedisa, Mariano Guerrero, así como varios de los directivos que participaron en la encuesta y otros de los departamentos de Market Access de las principales compañías farmacéuticas.

JPEG - 87.2 KB
El presidente de Sedisa (tercero por la izq.) seguido por Patricia Chica y el gerente del Clínico San Carlos, José Soto, junto con representantes de la consultora.

El sondeo “Diagnóstico experto sobre Gestión Sanitaria” constituye el núcleo central de un proyecto cuyo objeto reside en emprender acciones específicas encaminadas a fomentar la calidad integral de la gestión en beneficio de los profesionales sanitarios y de los ciudadanos.

De acuerdo con este trabajo, los siete puntos que más interés despiertan entre los directivos sanitarios son los siguientes: “La proyección mediática de los directivos de salud está ligada mayoritariamente a los problemas (en lugar de a las soluciones)”; “es necesario definir las materias claves de formación para este colectivo”; “los hospitales con marca propia contribuyen a la imagen de la gerencia y de los directivos de la salud”; “los intereses contrapuestos entre los grupos de interlocución dificultan la labor del directivo sanitario”; “el papel de los directivos en los centros públicos en lo relacionado con la negociación y las fuentes de financiación es muy limitado”; “es necesario un debate y un amplio consenso nacional para replantear cómo, dónde y a qué precios se prestan los servicios indispensables o los de apoyo, o quién puede gestionarlos”; y, por último, la reflexión de que “es preciso mejorar netamente la capacidad de decisión del directivo de la salud para seleccionar directivos colaboradores e, incluso, influir en su salario”.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email