ARTÍCULOS

La Sanidad, no solo una crisis


Blasco Perepérez, Sergio

Director gerente Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.

Las dificultades financieras del sistema sanitario existen desde bastante antes de que comenzara la actual crisis. El problema nace como consecuencia de un modelo organizativo asistencial que no se corresponde con la época en que vivimos. Un crecimiento descontrolado del gasto sanitario durante los últimos años que ha provocado un desfase entre la aportación de fondos para pagar los servicios sanitarios de los ciudadanos y el coste real de la asistencia.

JPEG - 50.2 KB
Sergio Blasco.

Una asistencia sanitaria pública, universal y “gratuita” no quiere decir que no cueste. Todos pagamos la sanidad vía impuestos. Desgraciadamente en nuestro país la cultura de lo público nunca ha ido asociada al control del gasto y al rigor presupuestario que ponemos en nuestros asuntos particulares. Este descontrol es por parte de todos: la Administración, los profesionales sanitarios y los propios usuarios que en muchas ocasiones “abusamos” de su fácil acceso. Estamos haciendo buena una tesis económica por la cual todo servicio gratuito tiende a una demanda infinita, y esto es peligroso.

¿Tenemos motivos para estar preocupados? Junto con la crisis económica y financiera nos acompaña una crisis institucional, y una crisis de valores. Sin embargo, nuestro Sistema Nacional de Salud ha realizado un buen y repetido análisis de la situación, conocemos las decisiones que hay que tomar, competimos bien en mercados globales y somos innovadores.

A finales de 2011 la sanidad española debía 16.000 millones de euros y, en la actualidad, somos conscientes de que la disminución de ingresos lleva aparejada una necesidad de contener el gasto.

Esta contención se ha desarrollado durante el año 2012 con una reducción de las inversiones, ajustes de personal, ajustes en la cartera de servicios y en las condiciones de asegurados y la puesta en marcha de procesos de “desinversión selectiva”. Este año el ahorro ha sido casi el único criterio de gestión y los recursos disponibles nos marcan los límites y la práctica clínica.

Si nos atenemos a la Historia, hay que reconocer que no hemos sido muy originales. Este año celebramos el 500º aniversario de la fundación del Hospital General Universitario de Valencia. Nuestros orígenes parten del año 1482, cuando el Consell aprobó una propuesta de gran trascendencia por lo que suponía de giro radical en el rumbo de su política hospitalaria, pese a que no se haría realidad hasta tres decenios más tarde, en 1512.

Así fue relatada y transcrita la conclusión de esta propuesta: “Los Jurats y altres congregats en la Lonja dels Mercaders delliberen que sia fet, construit, edificat, e ordenat un devot e solemne Espital General”.

Esta propuesta innovadora supuso el cierre de pequeños hospitales agrupándose todos los existentes en la Ciudad de Valencia, en un único Hospital General, con el cual hacer frente a la sostenibilidad de la atención sanitaria, abriendo camino al nuevo concepto de asistencia sanitaria renacentista.

El nuevo hospital cuyo carácter laico fue y es su seña de identidad estaba administrado por diez mercaderes y no eclesiásticos, caballeros, jurisconsultos o escribanos, ordenando en su propia sentencia arbitral el cargo de administrador.

Vicente Sans, en 1653, relata: “…muchos años ha que se han aumentado los gastos, y precio de los mantenimientos, y empobrecido el Reyno se ha ido agotando e imposibilitando esta casa; porque no llegando sus averes a lo necesario fuerça es cerrarse, pues notoriamente es mas la deuda que el patrimonio”.

Esta situación de crisis se agrava en 1670 cuando el hospital pierde la subvención de 2.000 libras del arzobispado y se suprime el suministro de carne por la ciudad, tomándose las siguientes medidas: reducción de plantillas, bajada de salarios, supresión de menús, venta de propiedades y solicitudes de privilegios reales a fin de recaudar más dinero.

A finales del año 2000, con la idea de innovar siendo fieles a nuestros orígenes, las instituciones valencianas ante la responsabilidad de garantizar el futuro del Hospital General de Valencia deciden, fundamentándose en las nuevas formas de gestión, iniciar el proceso de constitución de un Consorcio para la gestión del hospital. Posteriormente, en 2007, al Consorcio se le encomienda la gestión de los veintitrés centros sanitarios dependientes de la Agencia Valenciana de Salud del Departamento de Salud Valencia-Hospital General.

El Consorcio Hospital General Universitario de Valencia ha alcanzado su sostenibilidad mediante un proceso de planificación y la consecución de las metas en términos de salud de la población a la que atiende y en términos económicos de viabilidad.

En la actualidad se encuentra inmerso en la implantación de Áreas Clínicas de gestión que agrupan recursos asistenciales de distintos servicios médicos que atienden patologías afines y garantizan una respuesta integral al paciente. Tienen autonomía de gestión de sus recursos de manera que mejoran la eficiencia y calidad de los servicios que prestan, como han demostrado los excelentes resultados de nuestro Instituto Cardiovascular (ICV) y nuestro Centro de Diagnóstico Biomédico (CDB).

El equipo de profesionales que diseñamos y ejecutamos la estrategia de poner en marcha un nuevo modelo de gobernanza trabajamos sin descanso en la idea de la innovación, acordándonos siempre de aquello que decía Cela al preguntarle por cuándo le venía la inspiración. Él contestaba que se levantaba a las seis de la mañana a trabajar y así cuando le venía la inspiración siempre lo pillaba trabajando.

Esta estrategia de innovación se ha diseñado en tres ámbitos de actuación. El primero, el individual: personas y equipos como fuente de ideas creativas. Equipos interdisciplinares que piensen continuamente, analicen tendencias y generen proyectos rápidos de innovación. El segundo, el laboral: reinvención de las organizaciones. Necesitamos organizaciones ágiles, imaginativas, que desafíen los convencionalismos. Y el tercero, el social: futuro colectivo, donde nuestros ciudadanos participen activamente y asuman la responsabilidad de su salud y del sistema sanitario.

Y, esto que somos hoy, es fruto de nuestra historia y del esfuerzo de los profesionales que, día a día, han compartido este quehacer cotidiano en el que estamos involucrados más de 2.500 personas y que tenemos la responsabilidad de todos aquellos que durante 500 años nos han precedido.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email