Entrevista

ANDREAS ABT, DIRECTOR GENERAL DE ROCHE FARMA ESPAÑA

“España aún está a la cola europea en acceso a la innovación”


Por Julio Villalobos e Isabel Tovar

Queremos agradecerle la deferencia que ha tenido con la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) al concedernos esta entrevista. Nuestra Sociedad engloba a la mayoría de los directivos de las organizaciones sanitarias de nuestro país y seguro que están muy interesados en conocer su opinión sobre el entorno farmacéutico que a todos nos preocupa, ya que la gestión de los medicamentos es una parte importante de nuestro presupuesto, especialmente en el turbulento entorno social y económico en que nos venimos desenvolviendo durante estos últimos años.

La disminución de los costes de la atención sanitaria durante esta crisis se ha basado en la reducción y congelación del sueldo de los profesionales sanitarios y el descenso del gasto farmacéutico, que está al nivel del año 2002, habiendo experimentado en los últimos cuatro años una disminución del 28 por ciento. ¿Puede la industria farmacéutica y, en particular, su empresa seguir soportando esta situación?

Estos últimos años han sido muy difíciles, pero mantenemos la confianza en España. Era preciso reducir el gasto farmacéutico, pero también es cierto que los ajustes realizados son más que suficientes y el impacto en la industria ha sido más que notable. El modelo en estos años ha cambiado y más que “soportar” lo que tenemos, debemos adaptarnos a este nuevo modelo. Estamos asumiendo ya un papel más activo, más protagonista, colaborando en la búsqueda de fórmulas que vayan en beneficio de todos, que contribuyan a la salvaguarda del sistema. No podemos ser meros proveedores.

JPEG - 58.9 KB
Andreas Abt.

Tenemos que ser también socios estratégicos. Un ejemplo de esto es el convenio que hemos firmado este año con el Catsalut, que implica el pago por resultados.

La industria farmacéutica, a través de su patronal, lleva tiempo poniendo encima de la mesa varias demandas imprescindibles para poder seguir siendo uno de los motores de la I+D en España. Una de ellas es la necesidad ineludible de un escenario regulatorio estable. Otro es la importancia de que la innovación llegue a los pacientes al mismo ritmo que en el resto de Europa. España sigue siendo uno de los países europeos con mayor retraso en el acceso al mercado de medicamentos.

Uno de los paradigmas de la industria Farmacéutica y de su empresa, como unos de sus líderes mundiales, es la innovación en nuevos productos y servicios, apostando por líneas de innovación como la Medicina Personalizada. La crisis ha forzado a una disminución de las inversiones.

¿Cómo se puede compatibilizar la disminución de inversiones con la necesidad de innovar como medio para mantener su liderazgo y superar la crisis?

Desde finales del siglo pasado Roche es sinónimo de innovación. Va en su ADN. Está en su manera de hacer. Es la apuesta de esta compañía y no puede cambiarse de forma radical. España es además una plaza clave para Roche.

En este país la compañía tiene muchos proyectos en marcha, con una inversión media de 45 millones de euros al año. Una labor investigadora que podemos cifrar en 54 moléculas en estudio, 265 centros activos a través de 251 ensayos clínicos con más de 14.000 pacientes. Llevamos más de 80 años en España y nuestra intención es mantener este compromiso inversor. Sin él no es posible seguir avanzando en el desarrollo de la medicina personalizada.

Formamos parte de uno de los sectores que más invierte en I+D. Un país como España, que tiene mucho a su favor y muchos retos por delante, debería tener mayor interés por crear una industria fuerte, con atractivo de cara al exterior, para atraer inversión y empleo de alta calificación.

También es preciso asignar los recursos de la manera más eficiente posible y en función de los resultados en salud, avanzando además en la coordinación entre Administración Central y Comunidades Autónomas. Desde Roche defendemos el concepto de innovación sostenible. Es imprescindible buscar y aplicar soluciones que permitan la convivencia entre acceso a la innovación y sostenibilidad presupuestaria.

De acuerdo con los últimos datos facilitado por Farmaindustria la deuda de la industria farmacéutica se ha reducido a 2.500 millones de euros por la compra de medicamentos de uso hospitalario y el tiempo de demora actual es de 200 días. Estas cifras suponen una notable disminución con relación a los 6.000 millones de euros y los 525 días de demora que existía en el 2012. ¿Es satisfactoria y suficiente esta disminución de la deuda y el tiempo de demora en el pago de la misma? ¿Cree que se mantendrá este ritmo de disminución de la deuda y los tiempos de demora en los pagos?

En el caso concreto de Roche, resultó esencial el plan de pago a proveedores para solventar la deuda de las administraciones públicas hasta el 31 de enero de 2011. Hay que tener en cuenta que el retraso en el cobro para una compañía como la nuestra la hace especialmente vulnerable, ya que alrededor del 90 por ciento de su actividad se centra en el mercado hospitalario.

Tenemos confianza en la proactividad del Gobierno y en que van a seguir aplicando medidas concretas que contribuyan a favorecer un marco estable con garantías para poder seguir llevando a cabo nuestra actividad.

Su nombramiento como Director General de Roche Farma España se produjo en el 2010, en plena crisis, lo que ha obligado a su empresa a tomar medidas para adaptarse a las nuevas condiciones. ¿Cuáles han sido esta medidas? ¿Cómo ha afectado a las plantillas de sus trabajadores y a las inversiones?

La situación que nos tocó lidiar hace casi cinco años no podía ser más complicada: tres decretos consecutivos en apenas dos años que mermaron los ingresos de las compañías.

Por supuesto, las ventas de Roche se vieron afectadas de manera muy considerable. En dos años perdimos 100 millones en facturación, y hubo que hacer un ajuste de plantilla debido a la crisis y al fracaso de un fármaco contra la diabetes en las últimas fases de ensayo. El mercado español ha ido cambiando y para poder responder a él de forma competitiva muchas compañías nos hemos visto obligadas a adoptar medidas difíciles.

El pasado septiembre anunciamos públicamente nuestro objetivo de implantar una nueva estructura organizativa. Con ella buscamos mayor simplificación y agilidad en la toma de decisiones, potenciando el trabajo en equipo entre todas las áreas y aumentando la delegación en las responsabilidades individuales. Es una transformación con la que esperamos poder asumir con éxito los retos actuales, recuperar el crecimiento de nuestras ventas y responder a las necesidades de nuestros clientes y de los pacientes, que son nuestra máxima prioridad a la hora de incorporar nuevos medicamentos al mercado.

La crisis ha condicionado a establecer unas nuevas relaciones entre las empresas farmacéuticas y las empresas sanitarias públicas, como las denominadas compras innovadoras, en las cuales se comparte el riesgo a la hora de desarrollar nuevos productos o servicios. ¿Tiene Roche FarmaEspaña proyectos con alguna C.A. en esta nueva forma de colaboración?

Con la crisis económica se han cuestionado las fórmulas tradicionales de financiación de medicamentos, que ya no son válidas para el momento actual. Avanzamos, inexorablemente, hacia nuevas fórmulas de aproximación y diálogo entre la Administración y la industria farmacéutica. La financiación de los fármacos podría estar basada en los resultados en salud, o según el valor demostrado en cada indicación. Debemos ser capaces, por tanto, de asumir este reto y erigirnos en socios estratégicos de la Administración, proponiendo y contribuyendo a afianzar nuevos modelos de colaboración que nos permitan gestionar de forma más eficiente los recursos sanitarios.

En Roche estamos siendo pioneros. Es el caso de los nuevos modelos de pago por resultados, como el que representa el acuerdo firmado por la compañía el pasado abril con el Catsalut y que contribuirá a preservar la igualdad en el acceso de los pacientes a las terapias innovadoras.

Tenemos en Sistema Sanitario muy valorado por los ciudadanos. La crisis económica ha puesto en evidencia sus problemas y la necesidad de acometer reformas, ya diagnosticadas en el informe Abril de hace 23 años, para responder a los cambios demográficos, tecnológicos y sociales para garantizar su solvencia futura. Desde su privilegiada posición como Director General de una de la empresas líder en el sector farmacéutico. ¿Qué le pediría a nuestros políticos, gestores, profesionales sanitarios y ciudadanos para adaptar nuestro Sistema Sanitario a lo que todos esperamos de él?

Pediría que se viera la innovación no como parte del problema sino como parte de la solución. La renovación de los tratamientos no significa necesariamente más gasto para el Sistema. A través del espacio en la financiación que van dejando los productos más maduros se deberían poder incorporar los tratamientos innovadores.

Me gustaría asimismo que se tomara conciencia de que la innovación de hoy debe tener una retribución adecuada, una compensación económica que permita a las compañías invertir una parte de lo ganado en la innovación del mañana. Me gustaría igualmente que el acceso a la innovación llegara a la cama del paciente más rápidamente y sin distinción alguna, es decir de forma equitativa y sin retrasos injustificados. Y sería bueno también que nosotros, la industria, fuéramos capaces de comunicar realmente y con mayor eficacia todo lo que hacemos en beneficio del sistema.

La salud de los españoles es una responsabilidad de todos: de los que dirigen la agenda, de los que aportamos soluciones innovadoras, de los profesionales sanitarios que las aplican y también de los pacientes que las reciben. Es obvio que el ciudadano debe ser responsable o al menos ser consciente de lo que su atención sanitaria representa. No obstante, lo más relevante es encontrar espacios de entendimiento para todos los actores del sector, profesionales sanitarios, pacientes, farmacéuticos, industria, decisores, aseguradoras… Cada vez se participa de forma más coordinada. Su realización requiere la confianza de los implicados a través del diálogo.

En enero de 2010, crea como una iniciativa personal PharmaTalents como forma de interacción entre los profesionales del entorno fármaco-biomédico para buscar sinergias, promocionar y buscar nuevas oportunidades. Actualmente están asociados a esta red unos 15.000 profesionales y el pasado mes de Noviembre se entregaron los premios al Talento en el sector Sanitario en su primera edición que recayeron en tres directivas del sector farmacéutico.

¿Nos podría explicar en qué consiste este proyecto, en el que conocemos tiene Ud. un especial interés personal y profesional?

PharmaTalents ha sido una apuesta personal, que no está ligada a Roche, que se puso en marcha en el año 2012 con la inquietud de contribuir al cambio, de generar actitudes positivas y de poner en contacto a profesionales senior y junior del sector. El objetivo es aunar el talento para afrontar la actual situación siendo proactivos e interactivos. Y lo estamos consiguiendo, con distintas actividades y colaboraciones, avanzando a muy buen ritmo. En estos dos años hemos experimentado un crecimiento espectacular.

Actualmente contamos con más de 13.000 miembros, con un comité de 20 expertos del sector y con un grupo de más de medio centenar de embajadores voluntarios que contribuyen a la difusión de los valores del Grupo.

Nuestra intención es que en un futuro próximo se convierta en la red profesional de referencia de la industria farmacéutica y del sector sanitario en España y que se consolide como un foro de intercambio y de formación que ayude al desarrollo profesional y personal de sus miembros.

Se acaba de publicar un informe elaborado por Deloitte y PharmaTalens sobre nuestro sistema sanitario, su capacidad de sostenibilidad, su equidad, eficiencia de gestión entre otros análisis. ¿Nos podría comentar algunas de sus conclusiones que estime de más interés?

El estudio “Situación actual y perspectivas de futuro del sector sanitario en España” se puso en marcha para identificar las dificultades que atraviesa el sistema sanitario público español y proponer ideas de futuro. Tras analizar las respuestas de más de 3.000 profesionales, tenemos algunas conclusiones interesantes. Por ejemplo, hay cierto consenso en que el sistema, en su configuración actual, no garantiza la equidad y la cohesión entre todos los pacientes del SNS; una amplia mayoría percibe además diferencias significativas en la calidad y sostenibilidad de la asistencia entre CCAA. Otra opinión predominante apunta a la necesidad de mejores herramientas para medir y evaluar la calidad de la asistencia sanitaria.

Algunas voces auguran que el sistema evolucionará hacia un perfil más empresarial y profesionalizado, que persistirán las dificultades para garantizar la equidad, cohesión y menores diferencias entre CCAA y centros; y que se extenderán los modelos de colaboración público-privada en la gestión. La industria farmacéutica evolucionará hacia el desarrollo de nuevos modelos de colaboración y con mayor desarrollo de servicios.

La evaluación de la efectividad y eficiencia de las innovaciones tecnológicas y farmacéuticas, a pesar de las varias Agencias de Evaluación existente en España, no parece que haya resuelto su incorporación eficiente a la cartera de servicios del nuestro Sistema de Salud. ¿Cómo cree que debería ser este proceso de evaluación? ¿Cree que agencias tipo NICE británico resolverían este problema?

Es positivo disponer informes de posicionamiento terapéuticos (IPTs) basados en la evidencia y válidos para todo el Sistema Nacional de Salud. Son herramientas de indudable valor. No obstante, deberían cumplirse los tiempos de aprobación para que no haya retrasos en la aprobación.

Le agradecemos el tiempo que nos ha dedicado y sus opiniones, que sin duda clarificarán a nuestros socios la postura de la Industria Farmacéutica y la de Roche Farma España en nuestro país, donde el gasto farmacéutico representa una parte importante del presupuesto de nuestro Sistema Sanitario.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email