Información sobre SEDISA

VISITAS DE LAS MÁXIMAS AUTORIDADES POLÍTICAS Y SANITARIAS

La Fe vivirá en 2011 un “cambio cultural” con el traslado a Malilla


Una vez concluidas las obras, se procederá a la instalación del equipamiento tras el verano

El cambio de año traerá consigo la puesta en marcha del nuevo Hospital de La Fe en Malilla. Una vez concluidas las obras, la fase de equipamiento estará lista en el mes de octubre, según confirmaron a Sedisa s.XXI el gerente del centro, Melchor Hoyos, y el director gerente de la Agencia Valenciana de Salud, Luis Rosado.

“El hospital finaliza la obra en el mes de abril. A partir de entonces se colocará toda la tecnología y se harán todos los ensayos de funcionamiento necesarios. Tras el verano, durante los meses de septiembre y octubre, empezarán a funcionar los primeros servicios y se recibirá a los primeros pacientes”, explicó este último.

No se trata en todo caso de una experiencia nueva, pero sí de un “cambio cultural” que “requiere de la colaboración y participación máximas de todos los profesionales y, sobre todo, del tiempo suficiente para poder desarrollarlo, razón de que haya que hacerlo en fases”. De hecho, el viernes 19 de febrero se celebró una jornada, con visita incluida de las nuevas instalaciones del vicepresidente primero de la Generalitat, Vicente Rambla, y del consejero de Sanidad, Manuel Cervera, en la que los gerentes de otros tres hospitales trasladados expusieron sus puntos de vista sobre cómo se organizan los cambios.

La cita incluyó una visita de las nuevas instalaciones, y asistieron a ella el vicepresidente primero de la Generalitat, Vicente Rambla, y el consejero de Sanidad, Manuel Cervera. Como se hace referencia más arriba, también acudieron a esta visita Eduardo García Prieto, gerente del Hospital Río Hortera de Valladolid; Jorge Gómez Zamora, gerente del Hospital Puerta de Hierro de Madrid; y Jordi Valera Pedregosa, gerente del Hospital Sant Pau de Barcelona.

Asimismo aportó sus ideas, entre otros, Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa). Su exposición llevó por título Perfil del Directivo de la Salud en un proceso de cambio hospitalario.

Desde el punto de vista de este experimentado gestor sanitario, todo gran traslado hospitalario abre dos frentes: el cambio en las personas y el cambio de edificio y de recursos materiales, de modo que el directivo debe lidiar entre ambos para optimizar la gestión del centro.

Si nos centramos en el primero de los cambios, el que experimentan los sanitarios, Estévez explicó cómo gestionarlo y apuntó para ello al liderazgo del directivo, la cohesión y el apoyo entre el equipo que trabaja con él y la continuidad en el tiempo de las reformas puestas en marcha. Asimismo citó las características del buen gobierno de un gran hospital: respuesta acertada a las necesidades, demandas y preferencias de los pacientes; autonomía de gestión; garantía de transparencia; rendición de cuentas; eficiencia, eficacia, calidad y ampliación de la participación democrática.

En este sentido el presidente de Sedisa insistió en la importancia de “reforzar la participación profesional en la toma de decisiones, creando estructuras médicas y profesionales”. Dado que, en casos como el de La Fe, se trata de hospitales integrados en el Sistema Nacional de Salud, también subrayó el papel de las políticas públicas en salud y, más en concreto, de los ayuntamientos, organizaciones sociales, científicas y de pacientes.

En cuanto al perfil “humano y profesional” del directivo de la salud, Estévez habló de “capacidad para el liderazgo en el proceso de transformación”; “la habilidad para comunicarse con los demás”; el “saber estar” “en cualquier escenario profesional y humano”; y “la capacidad de aprender de los errores propios y ajenos”. Y añadió algunas pinceladas de lo que, desde su punto de vista, debe constituir el reflejo de un buen gestor sanitario: “Sabe lo suficiente para saber que no sabe; dedica lo mejor de su tiempo a pensar”; “distribuye su tiempo para poder aprender continuamente”; “percibe el cambio como una oportunidad y no como una amenaza” y, por último, “considera la participación de los colaboradores como un recurso necesario.”

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email