Información sobre SEDISA

DIRECTIVOS VASCOS REVISAN LA UTILIDAD DE LA TECNOLOGÍA EN LA SANIDAD

Un estudio evidencia la caída del reingreso gracias a la Telemedicina


La gestión de la patología crónica fue la “protagonista” del Encuentro Autonómico de Directivos de la Salud

Javier Barbado / Imagen: Daniel Gómez. Vitoria / Los instrumentos telemáticos pueden conseguir una considerable reducción del número de reingresos hospitalarios. Así se deduce de la revisión mostrada por Joxé Artetxe, responsable de la Unidad de Frágiles del Hospital Donostia, durante el Primer Encuentro de Directivos de la Salud organizado en Vitoria por Sanitaria 2000, grupo editor de Publicación Médica de Directivos de la Salud, con el auspicio de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, y que ha contado con el patrocinio de Gasmedi.

JPEG - 51.3 KB
De izq. a dcha.: Iñaqui Dorronsoro Goikoetxea, jefe del Servicio de Informática del Hospital Donostia; Andoni Orube Bona, jefe del Instituto de Oncohematología dle Hospital Donostia y moderador de las ponencias; José Artetxe Ocasar, responsable de la Unidad de Frágiles del Hospital Donostia; y José María Begiristain Aranzasti, subdirector de la Dirección Territorial de Sanidad en Guipúzcoa, durante la primera mesa de la jornada.

En este estudio, se constató una caída de la readmisión hospitalaria del 80 por ciento entre un grupo de cuarenta cardiópatas a los que se siguió la pista entre mayo de 2006 y junio de 2007 en el Hospital de Donostia. Según puntualizó Artetxe, la “multi-intervención” consistió en la “gestión informática con el fin de avisar sobre lo adecuado o inadecuado de la medicación”; un “programa de ejercicio y educación en hábitos dietéticos”; la tutela de la enfermera de enlace y del médico de referencia; la aplicación de un “teléfono de máxima accesibilidad”; la “conexión con la Atención Primaria” y la “consulta mensual intercalada con llamada telefónica”.

Los objetivos del estudio –enumeró– no eran otros que hallar el modo de evitar reingresos, evitar las visitas a las urgencias y mejorar la calidad de vida de los enfermos. Artetxe precisó asimismo los parámetros en los que se observó la reducción de ingresos de 80 puntos porcentuales, que también se vio en la misma proporción en el número de visitas a las urgencias. Así, aseguró que los medios utilizados lograron bajar los días de ingreso de 1,4 a 0,3 en el tiempo estudiado, y las visitas a las urgencias de 0,5 a 0,1.

La primera parte de las jornadas, que congregaron a una cuarentena de altos directivos de la salud de Osakidetza, sirvió para debatir sobre la aplicación de las nuevas tecnologías en la gestión de la salud y, en concreto, de la patología crónica.

Inauguraron el encuentro el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez; el presidente de Sanitaria 2000, José María Pino, y el director general del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), Julián Pérez Gil.

Artetxe, además de exponer el citado estudio, expuso el modelo de atención que usa el Hospital de Donostia para este tipo de pacientes a partir de la Medicina Basada en la Evidencia (MBE) a partir de recursos tecnológicos hoy básicos como la telefonía móvil.

En su opinión, el camino más rápido para hacer disminuir el número de reingresos reside en que el sujeto sea “capaz” de “saber cuándo está mal”, es decir, enseñarle a que sepa detectar alteraciones de su propia salud. “El sujeto entrenado no necesita ningún instrumento telemático”, fue su última aseveración. O dicho de otra manera: “Hemos de adecuar la tecnología a las necesidades del usuario” y no al revés.

JPEG - 13.9 KB
Roberto Nuño, director del Instituto Vasco de Innovación Sanitaria y moderador; Iñaki Berraondo, director gerente del Hospital Bidasoa; Mónica López, subdirectora de Innovación y Sistemas; y Luis Fernando García, gerente del Área Sanitaria de Puertollano.

En la misma línea, el jefe de Servicio de Informática del hospital, Iñaqui Dorronsoro Goikoetxea, se afanó en aclarar cuál debe ser el papel de la Informática en el campo de la sanidad. Y lo resumió en una idea: la eficiencia. Ésa debe ser la condición inexcusable de las tecnologías informáticas aplicadas a la sanidad, resultar útiles tanto a los profesionales como a los pacientes y en ningún caso aspirar a ser, en primera instancia, una forma de “negocio”. Incluso subrayó varias veces un planteamiento a su juicio fundamental: los sanitarios tienen que percatarse de que “la Informática no es un objetivo del hospital como tal”, sino una posibilidad de solucionar unos problemas que deben asumir como propios (por ejemplo, la reducción del volumen físico de las historias clínicas).

Por su parte, el subdirector de la Dirección Territorial de Sanidad en Guipúzcoa, José María Begiristain, explicó con todo detalle las diferentes estrategias enfocadas a los crónicos en esta provincia vasca, en buena parte motivadas ante la sospecha inicial de inequidades al comparar los dos hospitales de media estancia de que se dispone.

Por esa razón –explicó– se decidió llevar a cabo una “derivación directa desde los Equipos de Atención Primaria y/o servicios de urgencia hospitalarios” así como una “derivación urgente o programada desde el centro hospitalario”, pero todo ello “bajo criterios de estricta protocolización”.

Acto seguido –señaló– se hizo una “valoración integral del paciente en todos los casos”. Según matizó, una vez derivados los pacientes, el programa centra su atención en alcanzar “una serie de objetivos consensuados con los clínicos” y, en este sentido, desveló que se ha logrado alcanzar acuerdos en el 80 por ciento de las indicaciones (“pero no siempre fue así: antes estábamos en el 40 por ciento”). También aseguró que, con este trabajo, se ha logrado por fin reducir la estancia media hospitalaria.

Pero Begiristain destacó, como conclusión fundamental, la necesidad de integrar los servicios sociales y sanitarios para atender adecuadamente a estos enfermos en el futuro. De su perfil destacó que se trata de personas ancianas en un 70 por ciento de los casos, y también se detuvo al hablar de los enfermos psiquiátricos, de más difícil manejo dado que, en la mayor parte de los casos, tras el ingreso no se reintegran en la comunidad (al contrario que el resto de los crónicos).

Por otro lado, el director gerente de Osatek, Pablo Arbeloa, dio a conocer el Proyecto Osarean-Osakidetza, un ambicioso trabajo que trata de explotar las TIC para lograr, precisamente, que el enfermo se implique todo lo posible en su proceso terapéutico.

Arbeloa reveló que el Servicio Vasco de Salud va a invertir en el Proyecto Multicanal (como también es conocido) 14 millones de euros. Ésa –aseguró – será la cantidad mínima que irá a parar a manos del proveedor en el plazo de tres años, que será lo que tarde en implantarse hasta alcanzar “al cien por cien de la población”.

JPEG - 12.5 KB
Julián Salvador Blanco, director médico del Hospital Galdakao-Usansolo y moderador; Iñaki Laboa Calafel, jefe de Unidad deñ Centro de Salud Muxika (Comarca Interior) y Juan Manuel Buades Fuster, jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Son Llatzer.

Según sus propios cálculos, el proyecto sólo costaría unos seis euros por ciudadano y año y, a cambio, le reportaría extraordinarios beneficios, que se esmeró en difundir. Por ejemplo, supondrá la implantación de nuevos modelos de citación por internet o por teléfono (mediante call center) y no sólo dirigidos al médico, sino también al enfermero y a la matrona. En concreto, Arbeloa citó el plan Contac Center, que se desarrollará en Bilbao a partir de junio (véase información publicada en Gestión Autonómica).

Asimismo hizo hincapié, como punto “crítico” para el éxito del programa, en mantener integrados los sistemas de información de que consta (por ejemplo, por medio de un CRM, que es un sistema de relación con pacientes que vigila el flujo de comunicación) ya que “la fragmentación” constituye “un riesgo” que debería evitarse a toda costa.

El máximo responsable del trabajo tampoco desdeñó el esfuerzo que supondrá “poner de acuerdo a quienes deben cooperar en la asistencia al paciente”. Para ilustrarlo, recurrió al símil del enfermo receptivo ante la idea de que le envíen el diagnóstico por e-mail, y, como contrapartida, el del médico temeroso de vulnerar la Ley de Protección de Datos al obrar de ese modo.

JPEG - 14.4 KB
José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Julián Pérez Gil, director general de Osakidetza; y Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa).

La iniciativa Osarean prestará por otra parte especial atención a los enfermos crónicos. En concreto, Arbeloa habló de tres subprogramas dirigidos a pacientes con diabetes mellitus, insuficiencia cardiaca congestiva y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Aunque reparó en el dirigido a esta última patología como modelo estándar, por lo general marcó tres pautas básicas para todas las aplicaciones del proyecto: visión del entorno, selección de los pacientes, definición de estrategias y evaluación de los resultados.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email