ARTÍCULOS

Gestión clínica y autonomía de gestión en el Servicio de
Neurocirugía-Unidad de Raquis: el modelo Valdecilla


Vázquez Barquero, Alfonso; Pascual Fernández, César.

Introducción

El Sistema Nacional de Salud en España (SNS) ha experimentado una reducción relevante de su presupuesto disponible en los últimos años (1). Aunque en menor medida, la Comunidad Autónoma de Cantabria, no ha sido una excepción en esa limitación en la disponibilidad de recursos económicos para la salud (1).

Frente a este hecho, las demandas que la población plantea al SNS son crecientes debido fundamentalmente al envejecimiento de la población (2), las necesidades añadidas derivadas de la prevalencia de enfermedades crónicas (2) y la aparición de tecnologías innovadoras que abordan problemas clínicos no resueltos (2).

Esta tensión entre unos recursos más limitados y unas necesidades crecientes, se ve además acentuada por la necesidad de resolver la situación respetando los principios fundamentales del SNS establecidos en la legislación española referidos a la universalidad, calidad y equidad de las prestaciones (2).

Para resolver esta complejísima ecuación, pueden resultar necesarios, entre otras cosas (2), el recurso a dos herramientas de gestión. Por un lado, la reconsideración de la manera en la que el SNS está organizado, buscando posibles ineficiencias que liberen recursos que permitan afrontar los retos planteados. Y por otro, el establecimiento de partenariados con la iniciativa privada, que permita al SNS aprovecharse de sus conocimientos y potencialidades, sin perder el carácter estrictamente público de la prestación y conservando todos sus atributos (universalidad, calidad, equidad) intactos.

La gestión clínica y autonomía de gestión

La Gestión Clínica, entendida como la transferencia de la capacidad y responsabilidad de la toma de decisiones de gestión a los profesionales, para mejorar la relación entre la calidad y el coste de los servicios (2), es una pieza clave en la reorganización necesaria del SNS, buscando un mejor aprovechamiento de los escasos recursos disponibles. Aunque el concepto de Gestión Clínica no es nuevo en el SNS (2), aún está pendiente su regulación definitiva en el nivel nacional (2). No obstante, hay plena convicción de que el compromiso del líder clínico en las decisiones que suponen un coste relevante para el sistema es pilar fundamental asegurar la sostenibilidad del sistema (23,45).

La Gestión Clínica debe llevar naturalmente asociada una cierta autonomía de gestión que permita una toma de decisiones eficiente y próxima al sitio y al momento en el que la decisión es requerida. El Ministerio de Sanidad la define como una situación en que los sanitarios adquieren determinadas capacidades para gestionar el servicio, transfiriéndoles funciones desde otros niveles de organización (2). Esa autonomía de gestión puede efectivamente tener diferentes niveles (2), pero si duda que es necesaria para el despliegue de la Gestión Clínica.

LA COLABORACIÓN PÚBLICO PRIVADA (CPP)

Más allá del concepto estrictamente legal de CPP en la legislación española (2), la racionalidad detrás de esta idea radica en el aprovechamiento, por parte del sector público, de los conocimientos, la experiencia y la capacidad financiera de la iniciativa privada, para contribuir al logro de los fines del sector público.

Desde esta perspectiva, muchas han sido ya las modalidades de CPP empleadas en España tanto fuera del SNS (234) como dentro de él (2). Las ventajas de esta CPP en el sector salud han sido reconocidas en diferentes publicaciones (234).

El modelo Valdecilla

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), y con él, el Servicio de Neurocirugía – Unidad de Raquis (SNUR), no han sido ajenos a las severas restricciones presupuestarias experimentadas en todo el SNS. Concretamente para el SNUR, entre las consecuencias más notables de estas limitaciones figuran

(a) La dificultad para dotarse de elementos tecnológicos que permitan una adecuada conectividad con el área de influencia y con otros centros de excelencia nacionales e internacionales, (b) la disponibilidad cotidiana de indicadores de eficiencia operativa para reorientar las actividades del servicio hacia la eficiencia y

(c) La necesaria renovación de la Tecnología disponible y la adquisición de innovaciones para mantener el nivel de excelencia que el Servicio ha mantenido hasta el momento.

En este entorno, el HUMV y el SNUR han estado valorando la posibilidad de establecer partenariados con Socios Tecnológicos que permitieran superar las barreras que impuestas por las limitaciones presupuestarias, asegurando el cumplimiento de los elementos constitutivos de la esencia del SNS (universalidad, equidad, calidad), y consiguiendo el desarrollo integral del SNUR a largo plazo, con especial observancia de dos principios fundamentales: el respeto escrupuloso a la libertad y soberanía clínicas y el cumplimiento ajustado de los presupuestos públicos.

Con esas elevadas exigencias el HUMV conjuntamente con el SNUR ha estado buscando en el mercado posibles fórmulas ágiles y transparentes de desarrollo propio mediante la gestión clínica y la autonomía de gestión combinado con contribuciones provenientes de aquella parte del sector privado que tuviera tradición de compromiso y solvencia a largo plazo, y creyera en un proyecto que, como el del SNUR, fuera de desarrollo integral y de excelencia.

Esta búsqueda ha resultado finalmente fructífera en dos aspectos que consideramos esenciales para el éxito del proyecto. De un lado, se ha identificado la fórmula legal transparente e idónea, merecedora de aceptación por parte de las asesorías jurídicas de la Consejería de Sanidad y del Gobierno cántabros: el Convenio de Colaboración. De otro lado, se ha elegido a un Socio entendedor de que el compromiso exigible es a largo plazo, y orientado al desarrollo integral y no parcial del SNUR como unidad de excelencia.

Es importante entender que esta contribución conjunta se enmarca en un “Marco Operativo Integral de Desarrollo” que debe permitir la ejecución de las actividades de alto valor añadido del SNUR en los ámbitos asistencial, científico y técnico. Un objetivo de este ‘Marco Operativo’ será aligerar la carga de todas aquellas actividades de soporte complementarias que no contribuyen estrictamente a la misión de la unidad y del hospital, tales como los procesos administrativos o de control de gestión, pero que son imprescindibles para unas operaciones eficientes y de calidad.

Las actuaciones conjuntas más destacables del citado Convenio, de cara al SNUR son:

- Mejora de la capacidad diagnóstica y terapéutica
- Integración y explotación de la información
- Optimización de los procesos operativos y asistenciales
- Programas de certificación, acreditación y ganancia de calidad
- Programas para el desarrollo sostenible del Servicio de Neurocirugía y Unidad de Raquis como referente en atención neuroquirúrgica
- Apoyo a la gestión integral

El Convenio establece las garantías para ambas partes que aseguran la adecuada soberanía e implicación clínica en las decisiones que se adopten, el estrecho seguimiento de los objetivos establecidos y la ágil adopción de medidas correctoras cuando la detección de desviaciones las hagan necesarias. En su articulado se definen los órganos conjuntos de que se dota el proyecto, abarcando tanto los aspectos más estratégicos de Plan, como los más operativos y cotidianos. En todos esos órganos conjuntos de participación y decisión, la última palabra queda siempre en manos del HUMV y del SNUR.

Tras el establecimiento de las bases de este Convenio de Colaboración (que hemos denominado El Modelo Valdecilla), en el HUMV y el SNUR existe un ambiente muy positivo de motivación y de estímulo al esfuerzo, porque pensamos que con esta vía hemos podido encontrar la vía adecuada para resolver la ecuación casi imposible de disponer de menos recursos y querer dar más y mejores prestaciones.

Bibliografía:

- 1 Ana Rico. Conferencia Inaugural. “El Gobierno de la Gestión Clínica”. Las redes como herramientas de integración en el siglo XXI”. Nuevas perspectivas para una nueva década. Escuela Andaluza de Salud Pública. Noviembre 2013

- 2 Antonio Torres Olivera; Víctor Reyes Alcázar. (2011). Gestión Clínica en Unidades del Corazón. 2014, de Sociedad Española de Calidad Asistencial Sitio web: http://www.juntadeandalucia.es/agen...

- 3 OMS,. La Buena Salud Añade Vida A Los Años.. Ginebra: OMS, 2012. Información General Para El Día Mundial De La Salud 2012.

- 4 INE,. 4.3 Estado De Salud (Estado De Salud Percibido, Enfermedades Crónicas, Calidad De Vida, Dependencia Funcional). 2015. Mujeres Y Hombres En España 2015.

- 5 Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria,. Estudio De Innovación. Madrid: FENIN, 2012. ¿Qué Es Importante Para Que La Innovación Tenga Éxito En Las Empresas De Tecnología Sanitaria?.

- LEY 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.

- Asociación de Economía de la Salud,. Sistema Nacional De Salud. Diagnóstico Y Propuestas De Avance.. Mataró, Barcelona: Asociación de Economía de la Salud, 2015.

- Smith, R. ’All Changed, Changed Utterly’. BMJ 316.7149 (1998): 1917-1918.

- Ministerio de Sanidad y Consumo,. Gestión Clínica En Los Centros Del INSALUD. Madrid: Instituto Nacional de la Salud., 2001.

- Proyecto de Real Decreto RD/ /2015 por el que se fijan las bases para la implantación de las Unidades de Gestión Clínica en el ámbito de los Servicios de Salud.

- Rodríguez Padial Luis, et al. Efecto de la gestión de un servicio de cardiología en la atención del paciente cardiológico. Evolución de indicadores asistenciales. Revista española de cardiología 2002;55:1251-60.

- Gutiérrez Morlote, Jesús. Gestión Clínica Y Sentido Común. Revista española de cardiología 55.12 (2002): 1226-1229.

- FACME,. Decálogo Para El Desarrollo De La Gestión Clínica En El Sistema Nacional De Salud. 2013. Web. 18 May 2015.

- Castro A, Escudero JL, Juffe A, Sánchez C, Caramés J. El «Área del Corazón» del Complejo Hospitalario Juan Canalejo. Una nueva forma de gestión clínica. Rev Esp Cardiol 1998;51:611-9.

- Proyecto de Real Decreto RD/ /2015 por el que se fijan las bases para la implantación de las Unidades de Gestión Clínica en el ámbito de los Servicios de Salud

- Cequier A, Ortiga B. Niveles de gestión clínica. Rev Esp Cardiol. 2015;68(6):465-468
- Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

- ecoembes.com,. ’Ecoembes.Com’. N.p., 2015. Web. 1 June 2015.

- Decreto 151/2007, de 22 de mayo, por el que se acuerda la formulación del Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía 2007-2013. BoletínOficial de la Junta de Andalucía, de 12 de junio de 2007, núm.115.

- “La colaboración público-privada (C.P.P.) y el desarrollo tecnológico. Una nueva dimensión de lo Público”. Autor: Serrano Núñez, F.J. Revista: Anuales de mecánica y electricidad. Sept-oct /07.

- Modeloalzira.es,. ’Hospital De La Ribera, Concesión Sanitaria, Modelo Alzira, Modelo Sanitario Valenciano’. N.p., 2015. Web. 1 June 2015.

- Modeloalzira,. Web. 20 May 2015.

- Castro A, Escudero JL, Juffe A, Sánchez C, Caramés J. El «Áea del Corazón» del Complejo Hospitalario Juan Canalejo. Una nueva forma de gestión clínica. Rev Esp Cardiol. 1998; 51:611–9.

- Sanz G, Pomar JL. El «Instituto de Enfermedades Cardiovasculares». Proyecto de rediseño de los Servicios de Cardiología y Cirugía del Hospital Clínic de Barcelona. Rev Esp Cardiol. 1998; 51:620–8.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email