Información sobre SEDISA

MANUEL HUERTA, PRESIDENTE DEL 20º CONGRESO NACIONAL DE HOSPITALES

“La tecnología no deshumaniza la Medicina”


Representa una oportunidad para hacerla “más compasiva”

La creciente incorporación de la tecnología a la gestión hospitalaria no sólo ayudará a mejorar la eficiencia de los procesos. También contribuirá a humanizar la Medicina. Ésta es la principal conclusión a la que han llegado los más de 200 directivos de hospitales que se dieron en cita en la Segunda Jornada Precongresual del 20º Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria que, a partir del título ‘i-Hospitales’ para ‘i-Pacientes’, ha tenido lugar en Córdoba 4 de noviembre.

En la jornada se compartieron algunas de las experiencias inteligentes más interesantes que se desarrollan en España a favor de una Medicina que piensa en la persona.

Los directivos y gestores hospitalarios reunidos concluyeron que la Medicina hospitalaria sólo es inteligente cuando pone al paciente en el centro, cuando piensa en la persona que hay detrás de cada paciente. Y la tecnología puede ser una herramienta útil para ello, aunque puede haber también otras estrategias, en esa dirección, que sean igualmente inteligentes sin necesidad de ser tecnologías.

Manuel Huerta Almendro, presidente del 20º Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria, ha declarado a este respecto que “los resultados de los proyectos presentados tiran por tierra el mito de que la tecnología aumenta la eficiencia pero también la frialdad y la distancia en el trato al paciente”.

“Al contrario: su incorporación representa una gran oportunidad para desarrollar una Medicina más compasiva y empática con pacientes y familiares, y para mejorar la experiencia de usuario del sistema de salud desde un punto de vista humano”, ha incidido.

Así, una de las experiencias más novedosas de las que se compartieron es la que se desarrolla en el área quirúrgica del Hospital Clínic de Barcelona, y gracias a la cual los familiares son informados en tiempo real (por medio de pantallas instaladas en la sala de espera) de la situación del paciente que está en quirófano, reduciéndose de esa forma la incertidumbre y ansiedad características de los tiempos de espera.

La humanización del trato al paciente y a sus familiares también se sitúa en el centro del proyecto que se desarrolla en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Dios de Córdoba, y con la que se pretende combatir la sensación de soledad y el miedo que invaden al paciente que se encuentra en esta situación.

La ampliación y flexibilización de las visitas a los pacientes, pero no de una forma indiscriminada, sino a través del estudio de cada caso de forma individual, y la adopción de otras medidas como sesiones de musicoterapia, paseos, autorización del uso de móviles y ordenadores, y mejora y sistematización de la información ofrecida a los familiares, están cosechando grandes resultados en la calidad del servicio percibida por los pacientes y su entorno más cercano.

Junto con la humanización, el cambio de paradigma en la atención de los pacientes crónicos es, sin duda, otro de los grandes retos del sistema sanitario, desde el punto de vista de la atención al paciente y de la propia sostenibilidad del sistema. En esta dirección, otra de las experiencias que han sido compartidas tiene como objetivo el control remoto de pacientes implantados.

En el Hospital de Sant Pau de Barcelona, el seguimiento remoto de pacientes con marcapasos es ya una realidad con resultados positivos en términos de ahorro de visitas innecesarias, facilidad para las visitas urgentes y sostenibilidad. Pero, sobre todo, en autonomía y satisfacción del paciente y, por tanto, en mejora de la calidad de vida.

Otro proyecto interesante que ha sido compartido es el que, a través de las redes sociales, se promueve para reducir el ruido nocturno de los hospitales (Iniciativa FFPaciente Hospital sin Ruido).

Porque el ruido no es solo molesto, sino que las interrupciones del sueño interfieren en la recuperación de los pacientes, aumentan los niveles de estrés de pacientes y trabajadores, incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares e hipertensión, reducen la respuesta inmunitaria y aumentan el dolor.

Además, perjudican en gran medida la experiencia de paciente de cualquier persona que ingresa en un hospital. Medidas sencillas para reducir los decibelios nocturnos se desarrollan de forma exitosa en distintos hospitales y sus resultados se están extendiendo viralmente gracias a su difusión en las redes, animando a muchos otros hospitales a practicar medidas similares.

Ya está abierto el proceso de inscripción al 20º Congreso Nacional de Hospitales.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email