Libros

Trotta. Colección Mínima. 149 páginas. 2010

Justicia cordial


Adela Cortina

El libro, señala la autora en el prefacio, se apoya en el discurso que ella pronunció con motivo de su ingreso en 2008 en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. “El contenido de este discurso […] es el que se presenta en estas páginas bajo el nuevo rótulo, Justicia cordial, como un intento de reconstruir las dimensiones esenciales de la ética que he procurado ir bosquejando en los últimos tiempos, una ética de la razón cordial o compasiva, ligada a las exigencias de justicia como su fuerza vital”.

El libro se divide en diez capítulos y éstos en subcapítulos:

- 1. Verum, Iustum, Pulchrum.
- 2. Señas de identidad de una Ética Cordis.
- 3. Tareas y retos para una Ética de la razón compasiva.
- 4. Ética cívica y reconocimiento cordial.
- 5. La Ética de este mundo.
- 6. Ciudadanía: el gozne entre ética, política y economía.
- 7. Democracia radical como democracia comunicativa.
- 8. Derechos humanos y capacidad comunicativa.
- 9. ¿Justicia más allá de los límites de la reciprocidad?
- 10. El horizonte de la justicia mundial: ciudadanía cosmopolita.

La tesis que sostiene el hilo conductor del libro es la justicia como un bien legítimo, como una exigencia ineludible en una sociedad que se denomina demócrata y aspira a la democracia. Otros argumentos que desarrolla el libro es sobre lo bueno, lo mejor como opción personal. Lo justo se puede universalizar: “…el corazón ético que late en la buena economía, la buena política, la buena actividad social, el buen derecho”.

Justicia cordial se adentra en diferentes esferas vitales que se expresan hoy en la propia existencia. Un hoy que es una extensión del pasado y sobre el que se pergeñará la extensión al futuro. Su lectura promueve el diálogo interno de los profesionales, desempeñen el rol que desempeñen, sobre su quehacer justo, a través de su ética como principal tejedora de sus acciones, las cuales, desembocan y se traducen en el bienestar para la ciudadanía, siendo los mismos profesionales, ellos y ellas, parte de esta ciudadanía.

“La ética de la razón cordial, por su parte, reconoce que sin capacidad para estimar a los demás interlocutores como valiosos, la justicia de las normas que deberían estar a su servicio es irrelevante”.

Crear pdfVer en pdf | Versión para imprimir de este documento Versión imprimir | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email